realitat

Si Eduardo Galeano no hagués nascut, hauríem d’haver-lo pensat. Algú havia de jugar el paper de “Pepito Grillo” o ─en un pla més seriós─ de veu de la consciència de tots nosaltres.
El 3 de setembre fa 80 anys del seu naixement.
L’any 1967escrivia a la premsa del seu país, l’Uruguai: “...los miles y miles de desocupados y una población activa cada vez más reducida que alimenta y sostiene una población pasiva aplastante”.  Fa 53 anys. Us sona això?

El mateix any 67, sobre l’Argentina, escriu l’article Los jóvenes fascistas descubren su país, on analitza les causes de la violència a finals dels 50. Escriu: “Como había ocurrido en Europa en los años 30, el fascismo prende en la clase media argentina, entre otras cosas, porque permite a los hijos del señor Cero sentirse jefes.” “Nada se parece más a un fascista que un burgués asustado.”


El 1974, en una carta adreçada a un editor reflexiona: “Yo no soy sociólogo, ni historiador, ni economista, ni nada. Mi trabajo como periodista y ensayista se ha limitado a la divulgación masiva de ideas ajenas y de datos que el sistema esconde al público no especializado. Al servicio de esta tarea, oficio militante de denuncia y contra-información, he puesto una cierta habilidad para narrar, aprendida en los fogones de Paysandú y en las mesas de los viejos cafés de Montevideo. Y eso es todo.” Què no és poc!

“Uno escribe, en realidad, para la gente con cuya suerte, o mala suerte, uno se siente identificado, los malcomidos, los maldormidos, los rebeldes y los humillados de esta tierra, y la mayoría de ellos no saben leer. Entre la minoría que sabe, ¿cuántos disponen de dinero para comprar libros? ¿Se resuelve esta contradicción proclamando que uno escribe para esa cómoda abstracción llamada “masa”. (...) Nuestro propio destino de escritores latinoamericanos está ligado a la necesidad de transformaciones sociales profundas. (...) Creo que una función primordial de la literatura latinoamericana actual consiste en rescatar la palabra, usada y abusada con impunidad y frecuencia para impedir o traicionar la comunicación.” (1976)
I a tot això, que dimonis fem nosaltres sinó atansar les paraules del savi a aquells que no llegeixen, només miren les il·lustracions ─que a Lleida deiem “sants”─  o recordar, als que sí llegeixen, que gairebé ja està tot escrit perquè la societat no ha avançat gens i anem girant com una baldufa que algú, amb tot el poder, llença a terra.
Però això no és nou, ni patrimoni d’un determinat país. Segueixo llegint: “Una maestra de escuela cuenta, aterrada, en Nueva York: “Cuando les leo una historia sin mostrarles figuras, los niños se quejan: No veo, dicen. Entonces se distraen, se levantan, conversan, no me escuchan” El lector crea imágenes mientras lee: el espectador las recibe hechas. La televisión captura la imaginación, no la libera, había dicho Bruno Bettelheim, y repite, en un libro reciente, Marie Winn, 1977.” (1977)

Qui millor que ell mateix per a retratar-se?
“Un autorretrato. Podría decirse que detesto las óperas y los manteles de plástico y las computadoras, que soy incapaz de vivir lejos del mar, que escribo a mano y tacho casi todo, que me casé tres veces, que...Pero tanto hablar de mí me aburre. Me aburre: lo comprendo, lo confieso y lo celebro.
Hace algún tiemp, vi un pollo picoteando un espejo. El pollo estaba besando su propia imagen. Al rato, se durmió.” (1983)

“Los escritores de mi generación fuimos para siempre marcados por nuestras tempranas lecturas de Antonio Machado, Pedro Salinas, León Felipe, Miguel Hernández, Lorca, Alberti y otros fecundos poetas en España prohibidos o mutilados por la censura. Nosotros tuvimos el privilegio de heredar la palabra de aquellos creadores exiliados o asesinados, mucho antes de que en España sus voces pudieran resonar plenamente.”



Comiat

“Yo he vivido en España ocho años de exilio. Como si fuera español he compartido la resurección democràtica y el buen oxígeno de libertad que ahora se respira en esta patria de patrias. Siendo latinoamericano, he celebrado la solidaridad de muchos españoles ante América Latina, los que la ven sin telarañas en los ojos, y he lamentado la indiferencia, la ambigüedad y el menosprecio que con frecuencia impiden que esa solidaridad se proyecte en toda su fecundidad posible.
Ahora que mi exilio acaba, escribo estas líneas a modo de adiós a España, que son también mi sincera manera de decirle: gracias.” (1984)

Aquest adéu no podia ser sinó un fins ara, perquè ens va tornar a visitar sovint i, d’una manera especial, i recobrant el seu mar, pel maig del 2011 a la plaça de Catalunya. Cal tornar a sentir les seves paraules d’aquells dies!




Més articles



Segueix-nos

Comparteix

Tw
Fb

Tradueix


edita

Comunistes de Catalunya

Comunistes de Catalunya


Les coses són senceres allò que aparenten, i darrera d'elles... no hi ha res.

Jean-Paul Sartre