realitat

RECORDANT GUIDO 'INTI' PEREDO


La gran figura del Che Guevara ha deixat una mica a l’ombra la figura dels seus companys de lluita a Bolívia. Crec que és de justícia, si no es pot fer memòria individualitzada de cada un d’ells,  recordar a un dels  més propers: “Inti” Peredo.


Ara,  el 9 d’octubre, fa 50 anys de la seva tortura i assassinat. De la seva “segona mort” perquè la “primera” ja havia estat anunciada ─una burda trampa─  el juny de 1967. Es va demanar a la família que passessin a recollir algunes de les seves pertinences per la caserna de la policia i el mateix president Barrientos havia condecorat l’autor de la seva mort. 
Guido Álvaro Peredo Leigue “Inti” havia nascut e 30 d’abril de 1937 i ja des de molt aviat va desenvolupar tasques de responsabilitat en la Joventut Comunista i el Partit a La Paz.
Va col·laborar en l’organització de l’Ejército Guerrillero del Pueblo ─desde 1963─ que encapçalava el periodista argentí Jorge Ricardo Masetti. Posteriorment, després d’una breu estança a Cuba, participa en la direcció de l’Ejército de Liberación Nacional de Bolivia.
És un dels 5 supervivents del combat de la Quebrada del Yuro, on cau el Che i, refugiat al Xile d’Allende, retorna a Bolívia el maig de 1969.

Para hacer un poema

Si tienes una sartén en casa, una sartén muy vieja, por supuesto, si tienes el retrato de una muchacha que te mira desde 1945, o desde después, o desde antes, y si tienes también una calle por donde pasan chicos sucios, vagabundos melancólicos y por donde pasa siempre un lechero silbando, estás en condiciones de hacer un poema, si quieres, no quizá el más hermoso que se haya escrito, pero podràs decir, por ejemplo:

Cuando se colgaban a nuestros muertos de los lunes,
cuando crecían caballos, estatuas y gendarmes,
cuando se agrietaban granujas de calle y barrio en las esquinas de los trenes,
cuando os hijos de perra nos mataban al Che y al Inti Peredo,
cuando nadie, amor, te dijo
 volverás a encontrarlo en el secreto de los pájaros,
ya estábamos cruzando lobos, inventando panes y colmenas,
inventando revoluciones, levantando
flores y fosos de tus pasos,
volviendo de un amanecer hacia la noche,
volviendo de la noche hacia una sangre.

Y si además tienes puños, manos, sangre, pellejo
y testículos propios, no hipotecados, no vendidos,
no regalados, puedes decir:

Y luego crecieron incendios y estallaron ciudades,
nacieron hombres a la luz de América y cantaron su  grito,
nacieron hombres y se ensuciaron de banderas sucias y soldados,
nacieron hombres y murieron de una muerte americana,
y volvieron a nacer y a morir y a nacer otra vez,
de a uno,
de a cien,
de a quinientos,
y seguirán naciendo, siempre, y muriendo y volviendo a nacer
hasta que florezcan todas las sangres y las muertes, todas las hambres,
rodos los harapos,
todos los pobres,
todos los puños y los pechos americanos.

No es gran cosa, ya ves; no obstante, después podrás salir a la noche, mirar de frente a los espíritus maléficos, que siempre rondan por ahí, y comerte todas las estrellas, una a una, silenciosamente, bajo la sonrisa aprobadora de tus perros, que son también comedores de estrellas.
                                                                                                          Dardo Dorronzoro
Avui Bolívia viu en pau i sortint del tercer món.




Més articles



Segueix-nos

Comparteix

Tw
Fb

Tradueix


edita

Comunistes de Catalunya

Comunistes de Catalunya


Les coses són senceres allò que aparenten, i darrera d'elles... no hi ha res.

Jean-Paul Sartre