realitat

BLAS DE OTERO. SEMBLA QUE VA SER AHIR

Tinc sempre present Blas de Otero. La seva memòria, quan hi ha alguna data significativa, es recupera com un acte reflex. I la seva poesia provoca una cadena de records en la que es troben tots els seus companys ─d’aquella anomenada “poesia social”─ de militància al PCE, de dificultats amb la censura franquista, de denúncia de la barbàrie, d’exili interior.

Mis ojos hablarían si mis labios
enmudecieran. Ciego quedaría,
y mi mano derecha seguiría
hablando, hablando, hablando.

Debo decir “He visto”. Y me lo callo
apretando los ojos. Juraría
que no, que no lo he visto. Y mentiría
hablando, hablando, hablando.
(...)



I ara, un 29 de juny, recordo que fa 40 anys ─tenia 63─ moria a Majadahonda. I ja no saps si era allà on volia morir. Després de tant viatjar, i denigrar Bilbao, l’any 1970 publicava a Mientras:

MORIR EN BILBAO

Mira por donde estás en Bilbao.
Porque la verdad es que yo a París me lo paso por debajo del
Puente Colgante.
Porque la verdad es que yo a Madrid lo amo como a la niña de
mis ojos siempre que la niña se llame miau miau natajacint’
miau.
Porque la verdad es que amo Moscú más que mi brazo derecho;
pero Bilbao soy yo de cuerpo entero.
Porque la verdad es que Pequín es delicioso y terrible, pero de
momento vamos a dejarlo.
Porque la verdad es que La Habana es la verdad, y hermosa, y
valiente, y tiene un sitio así de grande en mi memoria.
Pero Bilbao. Que se nos va la pascua, mozas,
que se nos va. Y veo como gira el disco de Paco Ibáñez, y lloro
a través de mi camisa cubana,
y cambio de disco,
bon cop de falç,
bon cop de falç,
y recuerdo a Mara en la boite de Monsieur le Prince,
y procuro distanciarme de Bilbao
a fuerza de campanas y de rompeirasga y de qué grande es el universo,
y contemplo esta lamentable fotografía
del Che Guevara,
y vuelvo a gemir a través de mi camisa guajira,
y voy por el mundo diciendo de vez en cuando “camarada”,
“compañero”,
y así consigo
seguir respirando y resucitando el cuerpo del Che,
el cuerpo de Martí,
el cuerpo de Lina Odena (sic)
y el cuerpo imposible de retener de Tania,
entronizada encima de la basílica de Begoña,
y voy a llorar pero de repente me pongo terriblemente serio
y violento
y dispuesto a todo,
menos a morir de balde,
menos a morir en Bilbao,
menos a morir sin dejar rastro de rabia, y esperanza experimentada,
y hasta luego y palabra repartida.




I al començament he fet al·lusió a la censura perquè aquesta es fa present a cada cantonada del camí difícil que és la vida de Blas de Otero. Per posar un exemple curiós:
Hi ha un poema que porta un estrany títol: ca ni guer. Als més espavilats, el títol els hi pot semblar una referència a la muntanya del Pirineus cantada per Jacint Verdaguer; percepció que justifiquen els primers versos:

Aquí estoy
frente a ti Tibidabo
hablando viendo
la tierra que me faltaba para escribir “mi
patria es también europea y poderosa.”

Però si seguim llegint, més endavant les pistes ens porten en una altra direcció:

“a brazazos retorno arribo a ti
Vizcaya
árbol que llevo y amo desde la raçiz
y un día fue arruinado desde el cielo.”

Ja comencem a trobar la forma ─no serà l’única─ com Blas de Otero esquiva la censura. Difícilment l’hagués passat amb un títol que surt quan llegim les tres síl·labes en ordre invers:
Guer ni ca. Picasso ha havia pintat el quadre.

“Ved aquí las señales
esparcid los vestigios
el grito la ira
gimiente
con el barabay
el toro cabreado directamente oid
ira escarnio ni dios
oh nunca nunca nunca
oh quiero quiero que no se traspapelen
el cuello bajo la piedra
la leche en pleno rostro el dedo
de este niño
oh nunca ved aquí
la luz equilibrando el árbol
de la vida.”

En la per mi moltes vegades utilitzada Poética, modifica una paraula en la versió publicada al país. (Destaco les dues versions)

Apeté la voz
como un cincho, alrededor
del verso.
(Salté
del horror a la fe)
Apreté la voz.
Como una mano
alrededor del mango de un cuchillo/martillo
o de la empuñadura de una hoz.

I així, als 40 anys de la seva mort, mantenim viva la seva memória.



Més articles



Segueix-nos

Comparteix

Tw
Fb

Tradueix


edita

Comunistes de Catalunya

Comunistes de Catalunya


Les coses són senceres allò que aparenten, i darrera d'elles... no hi ha res.

Jean-Paul Sartre