les arrels

les arrels

La columna d'en Miquel Àngel Soria


Articles

NO ESTEM SOLS

dissabte, de març 16, 2019

La veneçolana Daniela Saidman escriu: “Cuando durante el franquismo el poeta recitaba en las aulas de las universidades españolas, lo hacía a escondidas, puertas adentro, acompañado de aquellos jóvenes estudiantes que creían que la palabra era una trinchera de lucha, fueron así los versos de José Agustín Goytisolo”.
Ara, quan es compleixen 20 anys de la seva mort, i faig esforços per mantenir una memòria que no sigui només recordar les seves Palabras para Julia, trobo en Saidman un suport insospitable: “Su poética derramaba las agrias voces de la madrugada subterránea,la del polvo de los secretos y las clandestinidades, sabiendo que estaba condenado de antemano por la escrita historia de los vencedores, de los verdugos. En Goytisolo el lenguaje era transgresión, vanguardia, semilla para la construcción de un nuevo humanismo. Poesía imprescindible del hombre que se advierte multitud y eco del futuro necesario”.


Està clar que a José Agustín li havia fet efecte la convivència, a Madrid, amb els poetes sud-americans, amb els que va mantenir una gran amistat: Ernesto Cardenal, Julio Ramón Ribeyro o Ernesto Mejía Sánchez entre d’altres.

Yo tuve amigos
de color
de bronce,
camaradas
de América.
Llegaban hasta mí
con sus canciones,
con su tierra
en la mano.
Me decían:
yo soy Colombia;
México; Argentina;
yo traigo el Altiplano
en la palabra;

vengo de Venezuela;
Ecuador; Nicaragua;
soy de Chile;
mi patria
es El Perú...
Por ellos
se ensancharon
mis fronteras;
por sus canciones
me inundó la alegría
de otros mares; supe
del dolor de pueblos
sin aurora;
alcancé el corazón:
sentí su tierra.
             Claridad, 1959

Segueixo amb Daniela Saidman: “El poeta hizo del verso razón de vida. Se entregó y nos entregó la ternura y la certeza de sabernos menos solos, porque el futuro nos pertenece, es de aquellos que saben que no hay más elección que la de avanzar juntos, que la del abrazo que quema e incendia el mundo”.

Nadie está solo

En este mismo instante
hay un hombre que sufre,
un hombre torturado
tan solo por amar
la libertad.

            Ignoro
dónde vive, qué lengua
habla, de qué color
tiene la piel, pero
en este instante,
cuando tus ojos leen
mi pequeño poema,
ese hombre existe, grita,
se puede oír su llanto
de animal acosado,
mientras muerde los labios
para no denunciar
a sus amigos. ¿Oyes?
Un hombre solo
grita maniatado, existe
en algún sitio.

            ¿He dicho solo?
¿No sientes, como yo,
el dolor de su cuerpo
repetido en el tuyo?
¿No te mana la sangre
bajo los golpes ciegos?

Nadie está solo. Ahora,
en este mismo instante,
también a ti y a mí
nos tienen maniatados.

Avui, 20 anys després de la teva mort, llegint-te, recordant-te, estem més acompanyats.

+

ELS "PARTES" DE QUINTÍN CABRERA

diumenge, de març 03, 2019

Amb quina facilitat oblidem. Influeix ─i com no─ la distància. Lluito per no caure en un ritme de bolero i penso més aviat en un altre oblidat ─Miguel Candel─ al que li atribueixen una frase: “Se ha hablado mucho de la memoria de los peces. Dicen que si un pez pica un anzuelo, y le dejas libre, volverá a picar en el mismo anzuelo. Una de dos, o el pez apenas tiene memoria, o el pez es gilipollas”.
Recordo un viatge a Madrid, a una festa del PCE a la Casa de Campo, en la que actuava Quintín Cabrera. Feia temps que havia deixat Barcelona. Vaig aprofitar per parlar una estona amb ell i es notava la dificultat que tenia per tirar endavant la família. Els cantautors estaven en crisi, sobretot els que no s’havien venut a l’or de la socialdemocràcia del PSOE. Quintín estava entre aquests últims. No fa massa llegia un article d’homenatge a Luispas ─Luis Pastor─, un altre resistent.
Quintín Cabrera va morir el 12 de març del 2009, ara fa 10 anys i quasi a punt de fer els 65 anys.
Conservo com una relíquia els seus 10 Partes médicos o de guerra que van des del 16 de novembre del 2008 al 18 de gener del 2009. En ells explica als seus amics l’evolució de la seva malaltia pulmonar, a l’espera d’un transplantament.
En algun moment, recordant-lo, ja he fet ús d’alguns fragments d’aquests “partes”. Si ara em repeteixo, us demano disculpes, però crec que és una de les millors maneres de recordar-lo.


Aquí va el primer:

Hace tiempo que no sé
cómo andas camarada
y si no te he dicho nada
es que en casa, el Interné
va como el culo y se ve
que debo arrastrar la cruz
porque no veo la luz
en el túnel en que estoy
me quejo, pateo y doy
contra un muro mi testuz.

Un informe aquí te mando
que te explica mis pesares,
Socio, que por estos lares,
sigo vivito y coleando.
Eso sí: no sé hasta cuando
(aunque no ya mismo espero)
no me doblan, compañero,
ni curas ni dictadores
me doblan estos dolores
pulmonares traicioneros

Desde tierras de Castilla
donde se encuentra Luzón
entonaré mi canción
-una gaucha milonguilla-
y aunque mi voz ya no brilla
y mi acento está opacado
por el tiempo que ha pasado
y por las enfermedades
sigo cantando verdades
y las canto en todos lados.

Así que, buen  compañero,
un abrazo antes que nada.
Mi saludo, Camarada,
junto a este canto sincero.
Tomo mi guitarra, pero
solamente como apoyo
porque hoy este criollo
se vale del Interné
así que imagínese
la música y todo el rollo.

Disculpe por la tardanza
en mandarle algún escrito.
Resulta que hace un tiempito
ando mal, y en esta danza
de cambios y de mudanzas
de historias, de sofocones,
los médicos, los muy cabrones,
analizando mi tos
me han decretado ¡por dios!
enfermo de los pulmones

Por casa anda todo igual:
mi afección a los pulmones
me ha dado preocupaciones
y ando respirando mal.
Aunque me llamen bagual
no me rindo ni me canso
pues quiero curarme y, manso,
voy buscando soluciones
¡aunque esté hasta los cojones
de que me tomen por ganso!

La cosa es entreverada
como “puñau de lumbrices”:
por un lado se me dice
“no se preocupe por nada”
más por otro, camarada,
“la fibrosis pulmonar
no la sabemos curar
si no es con un transplante”
¡Con los pies para adelante
pronto me van a sacar!

La cosa es seria, no crea,
y si sigue hacia delante
sólo me espera un transplante
de pulmones. Pa’ que vea
que  mi pobre vida rea
se va quedando más corta:
sedimentos en la aorta
y más grande el corazón.
Menos mal que la razón
aunque poca, no está “morta”.

En fin, que paso mis días
entre toses y sofocos
y veo que me queda poco
rollo. Aunque alegrías
si que tengo. En la vía
no se quedarán mis hijos.
Les dejo, porque eso es fijo,
poca plata y cien canciones,
herramientas y montones
de ideas con que me rijo.

Componer, compongo poco
porque soy muy exigente
y quiero darle a la gente
calidad. No me equivoco.
Yo no me como los mocos.
Dando vuelta a las palabras
cada poema se labra
con sudor y con paciencia
escribir no será ciencia
pero hace que uno se abra.

La fibrosis pulmonar
es una cosa muy rara
porque hay que plantarle cara
si uno se quiere salvar
hete aquí que mi luchar
es entrar en el por ciento
de los que tienen asiento
de este lado de la vida
y aunque la cosa es jodida
peleo hasta contra el viento.

Mi familia,  macanuda:
la niña tocando el piano
y es feliz, como su hermano
y eso me sirve de ayuda.
Ferran en Coruña, suda
para mantener  su prole.
Tres nietos como tres soles
son los que tengo en Galicia.
Así es que me hace justicia
la vida con sus bemoles.

Con la canción sigo igual:
lidiando contra molinos.
Ya sabe usté que mis trinos
fustigan al capital,
por eso veo normal
que me ignoren los que mandan
 silencien los que andan
adulando al influyente.
(aunque a mi canto, esta gente,
en vez de callar, agrandan)

Repito: estamos luchando
contra molinos de viento
que culo de mal asiento
no se conforma pastando.
No solamente cantando
contra del Imperio cruel:
apoyando a todo aquel
que le preocupa el futuro
y que defiende sañudo
el ejemplo de Fidel.

El pueblo donde moramos
se encuentra en Guadalajara
y aunque le parezca rara
la situación, es  que estamos
desasistidos y vamos
de mal en peor y duele:
no tenemos ADSL
y se nos marcha la luz,
vea, Compadre, ¡que cruz!
¡Se me rompen los caireles!

En medio de tanto barro
la cosa va regular:
no da para tanto el bar,
pero no me como el tarro
porque cada tanto agarro
un recital bien pagado
que me salva lo apurado
de la cosa financiera
y allá marcha don Cabrera
a cantar a cualquier lado.

La casa nueva, parada,
espera tiempos mejores.
Menos mal que en los amores
y aunque nunca pasa nada,
la cosa, estabilizada,
la llevo sin tropezones.
Mis hijos, como campeones,
me cuidan y me dan mimos.
El amor que nos sentimos
vale más que mil pulmones.

En fin, sepa disculpar
si ve en mi correspondencia
atraso, alguna carencia
o fallos en mi narrar.
Mi  práctica epistolar
lleva unos meses diezmada.
Ya lo sabe camarada:
es la salud susodicha,
amén de alguna desdicha
que da el cambiar de morada.

Como aquel gaucho decía
“quede con dios, compañero.
Yo, con la virgen”. Espero
que lo pase bien y el día
que por avión u otra vía
se acerque por estos pagos
será colmado de halagos
por mi amistad verdadera.
Lo espera Quintín Cabrera
con guitarra, mate y tragos.

No cal fer cap comentari. L’estat d’ànim del Quintín i la seva “retranca” ja ho explica tot. Geni i figura...
Us deixo amb el final del desè en el que l’humor segueix fidel i l’esperança encara treu el cap.

[...]
Así trascurren mis días
más que abatido, aburrido.
Me canso, pero no ha sido
porque me falte alegría
es porque esta pena mía
de vivir con poco fuelle
me ha hecho acatar las leyes,
a no ser indiferente.
y oxígeno dependiente
más tranquilo que los bueyes.

La doctora está confiada
-eso vale un Potosí-
pero, Amigos, sigo aquí
y nunca me pasa nada
sólo espero una llamada
y el teléfono no suena.
Tengo la cabeza llena
de teorías delirantes
esperando que un donante
me libre de esta condena.

De momento, he aprovechado
para arreglarme los piños*
y comprobar el cariño
que mucho me han demostrado
mis deudos.  En todos lados
me han tratado con sincera
amistad, que reverbera
como un sol donde se exponga.
Y aquí acaba su milonga
su amigo Quintín Cabrera.




+

Més articles


Sobre l'autor

Miquel Àngel Sòria

Miquel Àngel Sòria és professor i va ser alcalde de Martorelles. Veure el perfil


edita

Comunistes de Catalunya

Comunistes de Catalunya


Les coses són senceres allò que aparenten, i darrera d'elles... no hi ha res.

Jean-Paul Sartre

X

Col·labora!

Formulari de Contacte

Contacta amb la redacció de la realitat*

Formulari de Convocatòries

Fes-nos arribar convocatòries d'actes i mobilitzacions

Formulari de Notícies

Informa'ns d'allò que passa al teu voltant


ajuda'ns a conèixer i transformar la realitat*