les arrels

les arrels

La columna d'en Miquel Àngel Soria


Articles

JOSÉ MORENO VILLA, EL PRECURSOR

dilluns, d’abril 23, 2018

Quan el president de Mèxic, Lázaro Cárdenas, va veure en els intel·lectuals espanyols una font de cultura per al seu país, José Moreno Villa, pintor i poeta ─o poeta i pintor, segons ell mateix─ nascut a Málaga el 1887, ja estava a Mèxic des de maig del 37.
Al febrer del 37 Moreno Villa havia arribat als Estats Units amb la missió d’exposar la situació que es vivia a Espanya. Des d’allà, el salt a Mèxic havia estat conseqüència d’una invitació de Genaro Estrada, que havia estat d’embaixador a Madrid. Aquest li organitzarà conferències i exposicions i col·laboracions periodístiques.


Al mateix temps manté la relació amb el seu país i publica a Hora de España. Al gener del 1938 podem llegir el poema Converso con vosotros

Converso con vosotros porque estáis en mis venas,
en mi garganta y en mi frente.
Y porque yo, a mi vez, estoy viviendo
en el gatillo de vuestro fusil.
Yo voy con vuestras balas silbando
y recibo en silencio las que nos tocan.
Pego mis alas con las del buitre,
me aferro a los paquidermos rampantes,
brinco en el potro y enfilo el cañón.
Cuando quiero vivir converso con vosotros.
No hay mejores amigos,
mejores hermanos,
mejores inteligencias.
Cuando la incertidumbre ─pena del exilado─
quiere hundirme y secarme,
converso con vosotros.
Y a vosotros recurro cuando veo
que el curso de mi vida se ha acortado.
Sois vosotros, amigos infinitos,
los que eleváis mi caduca moral;
así como yo soy quien os ayuda
a levantar la vuestra si decae.
Es el pájaro quien alegra a la rama
y es la rama quien alegra al pájaro.
Es el río quien sostiene al cauce
y es el cauce quien sostiene al río.
Somos débiles y somos fuertes.
Por eso debemos conversar.
Converso con vosotros al despuntar la luna
y al despuntar el día;
cuando enmudece la ametralladora
y cuando bosteza el cañón.
Conversamos sin odios, sin alardes ni llantos.
en paz,como el regato y el pájaro que pasa.
En paz, como la muerte del que cae de un tiro.
Y sé que hemos de hablar hasta que un día
no crucen por el cielo balas, sino canciones.
                                    Hora de España, Revista mensual XV,  Barcelona, marzo de 1938

Al número I de la Revista, Valencia, Enero, 1937, per tant abans de sortir d’Espanya, havia publicat quatre Poemas de la guerra. D’ells trio aquest Revelación

Roto el encanto de la paz
vino la locura, primero;
pero luego la guerra tenaz,
que te llevó en su pico de acero.
Supiste, entonces, lo que nunca
hubieras visto ni soñado:
que si la guerra todo lo trunca
nos revela el solar amado.
Antes estabas como en Babia,
creyéndote ciudadano del mundo;
mas ahora aprendes, con rabia,
a querer lo tuyo profundo:
lo que te rodea y te sostiene,
lo que te alegra y te mantiene,
lo que te impulsa y te previene,
ko que te capta o te retiene.
Somos de esto y nada más.
Y esto, de que somos cautivos,
es lo mejor, y es, además,
nuestro destino.

José Moreno Villa, com molts altres, víctimes de l’exili, no tornarà al seu país. Morirà a Mèxic, de càncer, el 25 d’abril de 1955.

Un dels seus darrers poemes publicats en vida:

AGUA DEL DESTIERRO

Remojo la memoria
con agua del destierro.
Hay una soledad en el exilio
que no es de gente: soledad de muros,
de solera y de techo;
soledad de reflejos;
soledad de calores imprecisos.
De soledad tan vaga y tan concreta
sale un hilo de agua:
el agua del destierro,
muy parecida al llanto.
Es llanto de interior,
de lagrimales que andan por el pecho
y forman una poza
cristalina en el alma.
En ella es donde mojo
y vuelvo a remojar esta memoria
que ya tiende a secarse con los años.

I per acabar, un inèdit sense datar.

CARTITAS A LOS BURROS
Sitios

Según divinas asonancias
todo lo fino vino de Francia.
Bien..., está bien..., ¿pero a qué negar
posibilidades al Senegal?
En Cogolludo, en Alcorcón, en Moscú,
como en Yale, en Harvard o en Madrid,
puede crecer un fino belcebú
con mucha o con poca nariz.

Però, com escriu Juan Pérez de Ayala, “una personalidad tan varia como la de Moreno Villa en la cultura de su momento no  podía quedar circunscrita al terreno poético”, he de deixar alguna mostra de sa pintura.







+

TAPANT FORATS DE LA MEMÒRIA

dilluns, d’abril 09, 2018

…Una manera de fer-ho és rellegint algunes antologies de poesia. La que més utilitzo és la que van fer José Corrales Egea i Pierre Darmangeat per a la Librería española de París: Poesía española. Siglo XX, 1966.
Allà retrobo, en uns moments en els que la dona es fa el centre d’atenció, una autora de la que gairebé ningú es recorda: Ángela Figuera Aymerich. 




D’ella coneixia algun poema triat per alguna obra col·lectiva. Entre aquestos,

De Cuba vino mi padre
Romance del corazón mezclado

A Cuba marchó mi abuelo
─sangre y huesos castellanos─;
de Cuba vino mi padre
moreno de sol cubano.
Y en España nací yo
con el corazón mezclado:
mestiza de trigo y caña,
cafetales y naranjos.

Mis dos ojos un cocuyo
y un cirio descomulgado.
Lloro y canto, verso a verso
con un ascua entre los labios
por esta tierra que piso
y aquella que no he pisado.

Que el pueblo de Cuba está,
ya libre de pies y manos,
abriéndose a pecho limpio
caminos esperanzados
mientras el pueblo español,
vendido y amordazado,
traga quina y tasca el freno
por mil heridas sangrando.
Pájaros y espinas siento
en mi corazón mezclado:
que yo he nacido en España
y mi padre era cubano.
                    Poemas a la Revolución cubana. Unión de Escritores y Artistas de Cuba, La
                    Habana, 1980. Selecció y prólogo de Ángel Augier.

Ángel Figuera Aymerich, nascuda a Bilbao el 1902, havia començat a publicar poesia en 1948, Mujer de barro. Però no és fins 1958 que es fa popular quan, per una sèrie de caramboles, guanya el Premio de Poesía Nueva España, impulsat per la Unión de Intelectuales en el Exilio. El poemari, Belleza cruel, es publicat amb un pròleg de León Felipe.


Aquest llibre va circular a Espanya en edicions clandestines per sota mà i va ratificar l’autora com una de les grans veus de la poesia social.
D’ell selecciono, per la seva actualitat, aquest No quiero

No quiero
que los besos se paguen
ni la sangre se venda
ni se compre la brisa
ni se alquile el aliento.
No quiero
que el trigo se queme y el pan se escatime.
No quiero
que haya frío en las casa,
que haya miedo en las calles,
que haya rabia en los ojos.
No quiero
que en los labios se encierren mentiras,
que en las arcas se encierren millones,
que en la cárel se encierre a los buenos.
No quiero
que el labriego trabaje si agua
que el marino navegue sin brújula,
que en la fábrica no haya azucenas,
que en la mina no vean la aurora,
que en la escuela no ría el maestro.
No quiero
que las madres no tengan perfumes,
que las mozas no tengan amores,
que los padres no tengan tabaco,
que a los niños les pongan los Reyes
camisetas de punto y cuadernos.
No quiero
que la tierra se parta en porciones,
que en el mar se establezcan dominios,
que en el aire se agiten banderas
que en los trajes se pongan señales.
No quiero
que mi hijo desfile,
que los hijos de madre desfilen
con fusil y con muerte al hombro;
que jamás se disparen fusiles
que jamás se fabriquen fusiles.
No quiero
que me manden Fulano y Mengano,
que me fisgue el vecino de enfrente,
que me pongan carteles y sellos
que decreten lo que es poesía.
No quiero amar en secreto,
llorar en secreto
cantar en secreto.
No quiero
que me tapen la boca
cuando digo NO QUIERO...

+

Més articles


Sobre l'autor

Miquel Àngel Sòria

Miquel Àngel Sòria és professor i va ser alcalde de Martorelles. Veure el perfil


edita

Comunistes de Catalunya

Comunistes de Catalunya


Les coses són senceres allò que aparenten, i darrera d'elles... no hi ha res.

Jean-Paul Sartre

X

Col·labora!

Formulari de Contacte

Contacta amb la redacció de la realitat*

Formulari de Convocatòries

Fes-nos arribar convocatòries d'actes i mobilitzacions

Formulari de Notícies

Informa'ns d'allò que passa al teu voltant


ajuda'ns a conèixer i transformar la realitat*