realitat

Blas de otero, "Trotamundos, poeta maldito de la burguesía"

Blas de Otero jamás ha perdonado a Dios su silencio.
Joaquín Galán


Ara que es compleix el centenari d’un dels poetes socials, sinó més important sí més compromès ─potser amb Gabriel Celaya─ es fa més evident el racó al que la història l’ha enviat. Igual que ens recordem de Santa Bàrbara quan trona, cal alguna data que tingui relació amb el personatge per a que toquin a rebat i tothom es mobilitzi. Tinc present l’homenatge a alguna Festa del PCE a la Casa de Campo, amb una de les darreres actuacions del Quintín Cabrera. Això si la memòria m’és fidel.

Més lluny ─inicis del 81─ queda la polèmica desfermada per un dissortat article del Xavier Domingo, sobre el paper jugat per la direcció del PCE en la vida privada del poeta i la resposta indignada dels amics –José Antonio Gabriel y Galán i Javier Alfaya entre d’altres.

Quan ja el temps ho ha esborrat tot, fins i tot el seu record, és el moment de recuperar-lo. He de confessar que en el temps que porto fent memòria, sempre he deixat de banda a Blas de Otero, i a Celaya també, perquè pensava que seguien vius en el record, gràcies a l’adaptació a la cançó d’alguns dels seus poemes. Això em feia deixar-los a un costat mentre recordava altres poetes socials ─i no són pocs─ que em semblaven més necessitats d’una empenta cap a la superfície. Penso en Eugenio de Nora, Victoriano Crémer, Leopoldo de Luis, Ángel Figuera Aymerich o Ramón de Garciasol.

Ara, aprofitant que els centenaris són dates molt útils, és el moment d’agafar-nos per l’espatlla i acompanyar Blas de Otero, fugint del Madrid que no li agradava ─No. Yo no aguanto Madrid. / Prefiero fumar hasta taparme los bronquios. / A mí no me pilla / la sociedad de consumo, como hizo aquel taxi / en 1927 en una esquina de la calle de Barquillo.─ a fer “unos potes” a les “Siete calles” bilbaïnes. I si no, sempre tenim la possibilitat de ─com en un joc frustrat─ tornar a l’inici.

EN EL PRINCIPIO

Si he perdido la vida, el tiempo, todo
lo que tiré, como un anillo al agua,
si he perdido la voz en la maleza,
me queda la palabra.

Si he sufrido la sed, el hambre, todo
lo que era mío y resultó ser nada,
si he segado las sombras en silencio,
me queda la palabra.

Si abrí los labios para ver el rostro
puro y terrible de mi patria,
si abrí los labios hasta desgarrármelos,
me queda la palabra.

Li queda la paraula i la necessitat de fer-la escoltar evitant la censura franquista, publicant a França o a l’editorial Losada, a l’Argentina. Parlem de l’any 1960 i difícilment era publicable la seva

POÉTICA

APRETÉ la voz
como un cincho, alrededor
del verso.

(Salté
del horror a la fe.)

Apreté la voz.
Como una mano
alrededor del mango de un martillo
o de la empunyadura de una hoz.

Algú ha escrit: “El poeta, pues, se realiza cantando. Cantando se desdobla en el espejo de su poesía desde una instancia refleja”. I això és el que li succeeix al nostre poeta en el poema que trobem a Una luz anaranjada, del volum Mientras.

ESTE HOMBRE
es Blas de Otero. Pocas veces ha caído el dado y quedado de canto,
como aquí. Este hombre
es muy serio.
Su frente muestra un profundo surco
en forma de labio.
Este hombre no habla,
no contesta,
no se da por vencido
jamás.
Me está mirando,
está mirando a Blas de Otero.
En medio de los dos
hay quince años como zanjas de mina,
como galerías quebradas; a través de ellas ambos hombres avanzan
con una luz roja en la mano,
y
en este momento,
en este momento las dos luces se juntan y brota un haz de luz anaranjada,
hendiendo años y noches y años hasta hundirse en la matriz
del día
15 de marzo de 1916.

Fer una tria dels seus poemes és un treball contradictori. Per una part és difícil perquè són molts entre els que triar i, al mateix temps, és un treball senzill, perquè el material és de tal qualitat que difícilment erres en l’elecció. Per això em decanto per un text (1980) no excessivament conegut Historias fingidas y verdaderas. D’ell extrec:

Collioure

Ocurrió en el Pirineo oriental, frente al Mediterráneo. Una lenta pena latía en el fondo: nuestro más noble, nuestro más querido poeta qued ó allí, serenamente fiel hasta su final. Pero nadie quiere remover ni avivar otro triste tiempo de nuestra patria. Nadie, y menos que nadie las nuevas vidas que desde entonces fueron pujando. Ninguno de ellos vuelve la cabeza hacia el hacha y el tajo. Todos miran, desean, exigen un retoñar de un tronco único. Abierto al libre aire de una justicia ineludible. Como lo soñó siempre don Antonio Machado.

Finito

Cuando yo muera, el cartero continuarà trayéndome cartas durante algunos días. Y yo contestaré a esas cartas, poniendo fecha atrasada.
Cuando yo muera, el aire saldrá a la calle y yo iré a verle a su casa, y me dirán que no hay nadie.
Cuando yo muera, el mundo seguirà dando que hablar con sus pequños sucesos y sus grandes problemas, y yo susurraré bajo la tierra la solución ayer.
Cuando yo muera, por fin no tendré necesidad de hacer más poemas, lo que me producirá un descanso infinito.

I al final d’aquestes “Historias”, un poema:

Todo

Gracias doy a la vida por haberme nacido.
Gracias doy a la vida porque vi los árboles, y los ríos, y el mar.
Gracias en la bonanza y en la procela.
Gracias por el camino y por la verdad.
Gracias por la contradicción y por la lucha.
Gracias por aire y por cárcel.
Gracias por el asombro y por la obra.
Gracias por morir; gracias por perdurar.

I aquest últim gracias por perdurar és el que fem nostre, com a cloenda d’un agraïment més ampli per viure, per escriure, per lluitar, per militar, per no haver estat, en definitiva, un artesano de lindas jaulas para jilgueros disecados.


Més articles



Segueix-nos

Comparteix

Tw
Fb
G+

Tradueix



Les coses són senceres allò que aparenten, i darrera d'elles... no hi ha res.

Jean-Paul Sartre

realitat*

donar a l'esperança fonament científic


edita

Comunistes de Catalunya

Comunistes de Catalunya