realitat
S’atansa el 22 d’aquest mes i preparem, com cada any, el pas de la frontera amb França per visitar Cotlliure. Bé, ens hem permès una llicència poètica i el pas només ho ha estat en la nostra imaginació, però ha fet el mateix efecte, que hem d’agrair a Louis Aragon, que canta a Le Prologue de Les Poètes:

Machado dort à Collioure
Trois pas suffirent hors d’Espagne
Que le ciel pour lui se fit lourd
Il s’assit dans cette campagne
Et ferma les yeux pour toujours



Ja estem davant la tomba de Machado en un acte que recorda el dels nostres poetes del 50 – Blas de Otero, José Agustín Goytisolo, Ángel González, José Ángel Valente, Jaime Gil de Biedma, Alfonso Costafreda, Carlos Barral i José Manuel Caballero Bonald- reivindicant la seva figura contra el franquisme. Volien commemorar el 20 aniversari de la seva mort. Voleu dir que no haurem de fer nosaltres un acte similar per reivindicar-nos davant el franquisme realment existent?

No deixo Louis Aragon i, a Les Poètes, també trobem La halte de Collioure. (M’ajudo de la traducció del professor de l’UdL, Pere Solà, a Louis Aragon y España).

Cantado
Alto en Collioure

Treinta y nueve la tierra tiembla
Oh torrente de hombres en marcha
Ese diluvio no tiene arca
El día a la noche semeja
Es la hora premonitoria
En el altar del sacrificio
Donde España ofrece sus hijos
Al fuego sombrío de la historia
Por los caminos del éxodo
Donde pedíais asilo
Aquí está la tierra de exilio
Sus campamentos sus fusiles sus códigos
Es aquí donde todo empieza
Aquí la Muerte de viaje
Detiene su tiro de caballos
Inspecciona un poco Francia
Mira a las gentes que pasan
Con sus ojos de Castilla
Se arregla la mantilla
Y se sienta porque está cansada
Pero decidme es extraño
¿No es una guitarra?
Quien puede tocar tan tarde
En la paja de un granero
Qué ha oído Qué era
En San Pedro de Cardeña
El Cid embalsamado sangra
O el corazón de Cervantes
La brisa que gongoriza
El grito de Santa Teresa
Un petirrojo una brasa [...]

Para siempre aquí yace
Aquel cuyos ojos se cerraron
Al rumor amargo del mar
Machado que en otra parte mueran
Machado que en otra parte las llamas
El saqueo y el espanto
En otra parte los campos la muerte lenta
Oslo Dunkerque Ámsterdam
Es preciso para que caiga París
Y vengan las hordas a ahorcar
Con sus banderas puestas en la tumba
Machado que el hombre asienta
Al rayo que lo traspasa
Lo acosa y lo dispersa
Como reses descuatizadas
Que el mundo vaya a la ruina
La guerra golpea a la puerta
Como la sangre en la aorta
Oh Muerte la vía está abierta


I ara torno a Cotlliure, d’on no he faltat mai. I a l’oïda ressonen els versos de Blas de Otero:

PALABRAS REUNIDAS PARA ANTONIO MACHADO

Un corazón solitario
no es un corazón.
A.M.


Si me atreviera
a hablarte, a responderte,
pero no soy,
solo,
nadie.

Entonces,
cierro las manos, llamo a tus raíces
estoy
oyendo el lento ayer:
el romancero
y el cancionero popular; el recio
són de Gómez Manrique;
la palabra cabal
de Fray Luis; el chasquido
de Quevedo;
de pronto,
toco la tierra que borró tus brazos,
el mar
donde amarró la nave que pronto ha de volver

Ahora,
removidos los surcos (el primero
es llamado Gonzalo de Berceo),
pronuncio
unas pocas palabras verdaderas.

Aquellas
con que pedí la paz y la palabra:

Árboles abolidos,
volveréis a brillar
al sol. Olmos sonoros, altos
álamos, lentas encinas,
olivo
en paz,
árboles de una patria árida y triste
entrad
a pie desnudo en el arroyo claro,
fuente serena de la libertad.

Silencio.
Sevilla está llorando. Soria
se puso seria. Baeza
alza al cielo las hoces (los olivos
recuerdan una brisa granadamente triste)
El mar
se derrama hacia Francia, te reclama,
quiere, queremos
tenerte, convivirte,
compartirte
como el pan.

I com prescindir de la veu de José Manuel Caballero Bonald, l’únic viu, a Pliegos de Cordel?:

La palabra más tuya

Con una mano escribo
y con la otra abro
las páginas de un libro
Aquí está
la palabra
que busqué tantos años.
¿Merezco repetirla
impunemente ahora,
mientra leo tu nombre
siemprevivo
en el piadoso mármol?

Abel Martín, Juan de Mairena,
conmigo estáis oyendo
la apócrifa verdad, peregrinando
por las abiertas páginas
de un libro, lejos ya
de los muros hostiles
que circundan las letras de la fe.

Latino mar liberto
de Colliure, piedra
sonora entre las impasibles
violetas sepulcrales,
aquí
dejo caer sobre la tierra
calladamente
la palabra más tuya.


I acabo amb les paraules d’Antonio Machado recollides per Gabriel Celaya a l’inici de Cantos iberos:

.......................................Dejar quisiera
mi verso, como deja el capitán su espada;
famosa por la mano viril que la blandiera,
no por el docto oficio del forjador preciada.





Més articles



Segueix-nos

Comparteix

Tw
Fb
G+

Tradueix


edita

Comunistes de Catalunya

Comunistes de Catalunya


Les coses són senceres allò que aparenten, i darrera d'elles... no hi ha res.

Jean-Paul Sartre

X

Col·labora!

Formulari de Contacte

Contacta amb la redacció de la realitat*

Formulari de Convocatòries

Fes-nos arribar convocatòries d'actes i mobilitzacions

Formulari de Notícies

Informa'ns d'allò que passa al teu voltant


ajuda'ns a conèixer i transformar la realitat*