realitat

Tan lejos, hoy, de aquello,
pervive sin embargo tanto entonces aquí,
que ahora me parece que no fue ayer
un sueño.
(Tan lejos, Otoños y otras luces)


Els poetes neixen, creixen –a vegades a alçades inversemblants- i haurien de morir si no fos perquè en la nostra memòria viuen – i en la memòria heretada, eternament. En algunes ocasions és la seva pròpia veu en un CD, o el poema musicat o la cançó dedicada per aquell amic o la lectura repetida i emocionada –per què no?- dels seus poemes.

Tot l’anterior podria estar dedicat a un bon grapat de poetes de moltes nacionalitats. Ara només ho està a l’Ángel González que, si no s’haguessin conjugat tots els condicionants exposats més a dalt, hauria mort el 12 de gener del 2008.

Un dels primers records sonors el tinc en la veu d’un cantautor resident, en aquells temps, a França: Pedro Ávila. Le Chant du Monde havia editat el disc “El hombre nuevo cantando” (1970)en el que entre altres poetes – Blas de Otero, Rafael Alberti o Miguel Hernández- apareixia Ángel González, del que havia escollit els poemes La vida en juego, Alga quisiera ser i Capital de provincia.

La vida en juego

Donde pongo la vida pongo el fuego
de mi pasión volcada y sin salida.
Donde tengo el amor, toco la herida.
Donde dejo la fe, me pongo en juego.

Pongo en juego mi vida, y pierdo, y luego
vuelvo a empezar, sin vida, otra partida.
Perdida la de ayer, la de hoy perdida,
no me doy por vencido, y sigo, y juego

lo que me queda; un resto de esperanza.
Al siempre va. Mantengo mi postura.
Si sale nunca, la esperanza es muerte.

Si sale amor, la primavera avanza.
Pero nunca o amor, mi fe segura:
jamás o llanto, pero mi fe fuerte.


A aquest poema tornaria a posar-li música Pedro Guerra, l’any 2003.

L’any 2006, Visor Libros publicava, en la colecció De Viva Voz, A todo amor, una lectura de 45 poemes feta per l’autor.

Més tard, al disc de Joaquín Sabina, Vinagre y rosas, trobem Menos dos alas. https://www.youtube.com/watch?v=E0VFrHDJqhI

La cançó, escrita a quatre mans en col·laboració amb el poeta i amic Benjamín Prado –que explica com es va escriure el disc a Romper una canción (Aguilar)-, vol ser un homenatge al poeta mort feia un any. La lletra fa un dibuix acurat del personatge. Cal prestar-li atenció.

González era un ángel menos dos alas
Gonzalez era un santo por lo civil
un dandy con un ojo a la funerala
tan rojo, tan Oviedo y tan zascandil.

Hilaba en los garitos de mala nota.
Boleros de Machín con Juanín de Mieres
Apurando esos whiskys en los que flota
La luna de las golfas y los crupieres.

Cuando volvía del extranjero
tan forastero,
a las dos no era de día,
a las seis ya era de noche,
pídame un coche,
fumando espero
y le aplaudían los camareros.

Otoños y otras luces, pan con verbenas
su príncipe de Gales, tan Cortefiel
Tratado de urbanismo, Juan de Mairena
chicana, magdalena, tinta y papel.

Verde por la vergüenza que no tenía,
hasta ayudó a Caronte a quemar sus naves,
decía que morirse no era tan grave
y agonizó en voz baja por cortesía.

Cuando volvía del extranjero
tan forastero,
a las dos no era de día,
a las seis ya era de noche,
¡viva el derroche!,
¡muera el dinero!
y le aplaudían los camareros.



No són necessaris gaires comentaris. Benjamín Prado explica una anècdota: “el maestro Ángel González solía llamarme de vez en cuando para decirme: ‘Benja, quiero que sepas que, en mi opinión, anoche salimos de aquel último bar tambaleándonos como dos caballeros”. Ángel González és un geni de la distància curta. Claude Le Bigot (Universitat de Rennes 2, Alta Bretanya, França) diu que la va portar a vegades fins el cas límit de l’acudit. Un exemple extret de Breves acotaciones para una Biografía (1969): Eso era amor.

Le comenté:
─ Me entusiasman tus ojos.
Y ella dijo:
─ ¿Te gustan solos o con rimel?
─ Grandes,
Respondí sin dudar.
Y también sin dudar
Me los dejó en un plato y se fue a tientas.


O aquesta Invitación de Cristo.

Dijo:
Comed, éste es mi cuerpo.
Bebed, ésta es mi sangre.
Y se llenó su entorno por millares
de hienas,
de vampiros.


I en aquests temps insegurs no em vull privar de deixar-vos amb Jesús Munárriz i Gabriel Celaya..

DIALOGUE DE BESUGÓS

─J’aime beaucoup González
─le digo en Luxemburgo a un poeta africano
que me pregunta por la poesía
española de ahora
en las jornadas de Mondorf.
─Gonzalès? ─me replica
pasmado─ Gonzalès?
On l’a vu quelques fois à la télévision
mais je ne savais pas qu’il écrivait.
─Mais non, ce n’est pas ce González-la
─debo aclararle─,
je vous parle d’Ángel, Ángel González.
─Ah, bon! J’avais pensé que vous aussi,
vous aviez un Senghor!
─Non, ce n’est pas le cas.

Jesús Munárriz



A ÁNGEL GONZÁLEZ MUÑIZ

Hablo de Angel González, un amigo-enemigo,
y de su poesía y sus raptos de amor.
Un amigo correcto: Un poeta del diablo
que escribe lo que yo casi estaba pensando,
mas ni siquiera me plagia, que es lo malo.
Por lo visto, envejezco.
Pierdo todos los trenes; llego tarde a las citas
de amor que, a los cincuenta, sólo son poesía.
En fin, es un amigo,
pero siempre me pisa los versos que ─verán─
no eran así ─parece casi─, digo: podrían corregirse
para mejor; ¡ay, Dios, qué viejo soy!
Falla el motor de arranque. Esperen, que ya voy.
Un gran poeta, digo (y olviden lo de amigo,
porque es pura retórica y estropea el sentido),
una calamidad
que camufla a su modo la locura cordial,
un chico muy correcto
que me gusta en directo como me gusta en verso,
pero, en fin, que me pisa,
y sale disparado ─¡oh, el acelerador!─
hacia donde no suena mi voz por anterior.

En fin, que tengo envidia
(¡Si por lo menos fuera Juan Ramón o Aleixandre!),
pues me gusta su vida, la no vista ironía
con que toma las cosas (yo soy una entre otras),
y me digo: “Gabriel,
así fuiste ayer también”.
¡Ayer!
Bendice en este ángel al que fuiste y aún es.
Amén.
Mas me da un poco de rabia ser tan viejo.
¡Joder!

Gabriel Celaya



Més articles



Segueix-nos

Comparteix

Tw
Fb
G+

Tradueix



Les coses són senceres allò que aparenten, i darrera d'elles... no hi ha res.

Jean-Paul Sartre

realitat*

donar a l'esperança fonament científic


edita

Comunistes de Catalunya

Comunistes de Catalunya