realitat

Neruda fa 110 anys més viu que mai

El 12 d'aquest mes d'un llunyà ─que em sembla molt pròxim─ 1904, naixia a Parral, al centre de Xile, Ricardo Eliecer Neftalí Reyes Basoalto. Encara no era Pablo Neruda, però aviat apuntaria formes. A Confieso que he vivido explica una anècdota que no puc evitar reproduir.

"Muchas veces me han preguntado cuándo escribí mi primer poema, cuándo nació en mí la poesía. Trataré de recordarlo. Muy atrás en mi infancia y habiendo apenas aprendido a escribir, sentí una vez una intensa emoción y tracé unas cuantas palabras semirrimadas, pero extrañas a mí, diferentes del lenguaje diario. Las puse en limpio en un papel (...) Completamente incapaz de juzgar mi primera producción, se la llevé a mis padres. (...)Mi padre, distraídamente lo leyó, distraídamente me lo devolvió, diciéndome:

─De dónde lo copiaste?
Y siguió conversando en voz baja con mi madre de sus importantes y remotos asuntos.
Me parece recordar que así nació mi primer poema y que así recibí la primera muestra distraída de la crítica literaria."

Bon començament! A tal resposta, Neruda va triar l'opció més revolucionària. Més fàcil hagués estat guardar el full al més amagat d'un calaix i oblidar que en alguna ocasió s'havia deixat emportar pels sentiments. I nosaltres, ignorants, no sabríem de la força ciclònica que ens hauria portat fins un nou món vertebrat pels Andes.

Una força que ja apuntava des dels inicis.

"Comenzaré por decir, sobre los días y años de mi infancia, que mi único personaje inolvidable fue la lluvia. La gran lluvia austral que cae como una catarata del Polo, desde los cielos del Cabo de Hornos hasta la frontera. En esta frontera, o Far West de mi patria, nací a la vida, a la tierra, a la poesía y a la lluvia."

Després, amb el pas del temps, els personatges es van anar diversificant i, alguns, es van fer de carn i ossos. Molts poetes, però no únicament. A Para nacer he nacido trobem uns quants dels primers. Entre ells, Paul Éluard. A ell li dedica, l'any 1952 aquest text:


MI AMIGO PAUL ÉLUARD HA MUERTO

Es muy difícil para mí escribir sobre Paul Éluard. Seguiré viéndolo vivo junto a mí, encendida en sus ojos la eléctrica profundidad azul que miraba tan ancho y desde tan lejos.
Este hombre tranquilo era una torre florida de Francia. Salía del suelo en que laureles y raíces entretejen sus fragantes herencias. Su altura era hecha de agua y piedra, y en ella trepaban antiguas enredaderas portadoras de flor y fulgor, de nidos y cantos transparentes.
Transparencia, es ésta la palabra. Su poesía era cristal de piedra, agua inmovilizada en su constante corriente.
Poeta del amor cenital, hoguera pura de mediodía, en los días desastrosos de la patria puso en medio de ella su corazón y de él salió fuego decisivo para las batallas.
Así llegó naturalmente a las filas del Partido. Para Éluard ser un comunista era confirmar con su poesía y su vida los valores de la humanidad y del humanismo.
No se crea que Éluard fue menos político que poeta. A menudo me asombró su clara evidencia y su formidable razón política. Juntos examinamos muchas cosas, hombres y problemas de nuestro tiempo, y su lucidez me sirvió para siempre.
No se perdió en el irracionalismo surrealista porque no fue un imitador sino un creador y disparó sobre el cadàver del surrealismo disparos de claridad e inteligencia.
Fue mi amigo de cada día y pierdo su ternura que era parte de mi pan. Nadie podrá darme ya lo que él se lleva porque su fraternidad activa era uno de los preciados lujos de mi vida.
Él sostenía con su columna azul las fuerzas de la paz y la alegría. Él ha muerto con sus manos floridas, soldado de la paz, poeta de su pueblo.
Torre de Francia, hermano!
Me inclino sobre tus ojos cerrados que continuarán dándome la luz y la grandeza, la simplicidad y la rectitud, la bondad y la sencillez que implantaste sobre la tierra.


Tenim tendència a pensar en Neruda a través de la seva poesia. Jo avui el vull pensar, recordant el seu naixement, en la persona Ricardo Eliecer Neftalí. Però em dóna la sensació de que em faig trampa; al capdavall, el Pablo Neruda ja apareix als disset anys.

Així ho explica el seu amic i camarada Volodia Teitelboim a Neruda: la por a son pare. "El ferroviario, según su hijo, un hombre excelente, ardía en una fobia infernal contra los poetas, respecto de los cuales no sabía para qué servían. ¡Y tocarle a él la desgracia de tener un hijo miembro de esa mala ralea! Casi peor que si fuera un delincuente, Lo que quería era que perteneciera a la gente necesaria".

Permeteu-me que em quedi, per un moment, amb el Neruda compromès amb la República Espanyola, el Neruda del Winnipeg, el que per a ell era el millor poema que mai havia escrit: "Que la crítica borre toda mi poesía, si le parece. Pero este poema, que hoy recuerdo, no podrá borrarlo nadie." Un Winnipeg ─una paraula "alada"─ que noliejarà per transportar fins a Valparaíso a 2.500 republicans, al setembre de 1939. Un Winnipeg que no pot portar els morts: García Lorca, Miguel Hernández, als que trobava a faltar.

Em quedo amb el Neruda que explica al pintor Fernand Léger la història de la cama amputada al general mexicà Santa Anna. Història que Léger li demana cada cop que es veuen: "Maintenant raconte-nous cette histoire de la jambe". El monument que erigeixen a la cama de Su Alteza Serenísima i que el poble fart i revoltat fa caure a terra.

Escriu Neruda: "Mientras tanto Su Alteza Serenísima tuvo tiempo de escapar, tal vez a Miami, donde vivió largos y felices años sin una batalla más y con una pierna menos."

I vaig acabant, perquè són tantes les coses que voldria recordar, que prefereixo que sigui ell.

LA LUCHA POR EL RECUERDO

Mis pensamientos se han ido alejando de mí, pero llegado a un sendero acogedor rechazo los tumultuosos pesares presentes y me detengo, los ojos cerrados, enervado en un aroma de lejanía que yo mismo he ido conservando, en mi lucha pequeña contra la vida. Sólo he vivido ayer. El ahora tiene esa desnudez en espera de lo que desea, sello provisorio que se nos va envejeciendo sin amor.

Ayer es un árbol de largas ramazones, y a su sombra estoy tendido, recordando.

De pronto contemplo sorprendido largas caravanas de caminantes que, llegados como yo a este sendero, con los ojos dormidos en el recuerdo, se cantan canciones y recuerdan. Y algo me dice que han cambiado para detenerse, que han hablado para callarse, que han abierto los atónitos ojos ante la fiesta de las estrellas para cerrarlos y recordar...

Tendido en este nuevo camino, con los ávidos ojos florecidos de lejanía, trato en vano de atajar el río del tiempo que tremola sobre mis actitudes. Pero el agua que logro recoger queda aprisionada en los ocultos estanques de mi corazón en que mañana habrán de sumergirse mis viejas manos solitarias...

I un maleït 11 de setembre de 1973 accelera la fi. Per un cop deixem senti la veu d'un altre poeta.

CHILE

"Lengua sin manos, ¿quomo osas fablar?
(Poema del Cid.)

No haya más homenaje que las armas
dispensadoras de una muerte justa
y no un poema vil, lengua sin manos.

GUILLERMO CARNERO



Més articles



Segueix-nos

Comparteix

Tw
Fb
G+

Tradueix



Les coses són senceres allò que aparenten, i darrera d'elles... no hi ha res.

Jean-Paul Sartre

realitat*

donar a l'esperança fonament científic


edita

Comunistes de Catalunya

Comunistes de Catalunya