realitat

Seré curioso, señor ministro

"...¿De qué se ríe, de qué se ríe?"

No ho puc evitar, cada cop que em trobo amb la imatge del ministre Montoro, el poema de Mario Benedetti i sense solució de continuïtat, la veu del Quintín Cabrera se'm fan d'allò més viu, més present.

També és cert que faig trampa, ja que des del lloc on escric veig la caràtula del vinil amb la composició d'aquella foto formada per quatre trossos d'imatges rialleres.

Però, han canviat tantes coses? El disc, gravat l'any 1976, porta com a entrada del poema aquestes paraules: "Creo que este poema de Mario Benedetti no necesita ningún comentario. Quizá, solamente consignar que estaba esperando desde 1971 para poder ser cantado en público".



"Aquí en la calle

suceden cosas,

que ni siquiera

pueden decirse.



Los estudiantes

y los obreros

ponen los puntos

sobre las íes".

Si la memòria no em traeix, crec recordar al Quintín Cabrera en un acte electoral del Partit al Parc de la Creueta del Coll. Devia ser a les primeres eleccions de la democràcia, uns temps difícils en els que alguns cantants treballaven per militància... i així els hi anava als pobres!

Després va deixar La Floresta per marxar a viure a Madrid. Ens vàrem retrobar en una Festa del PCE ─potser el 1998─, l'any que li feien un homenatge/record a Blas de Otero. Després, la distància i la notícia de la seva malaltia, reflectida genialment en aquella "milonga" que ell sabia dominar i que amb un gran sentit de l'humor amagava la gravetat. Més tard, el dotze d'aquest mes de l'any 2009, la notícia del seu traspàs. (El pròxim mes faria 70 anys). El poeta Carlos Álvarez, ─al que jo havia considerat 'sempre empresonat'─ diria: "Nunca entenderé la manía que tienen los demás de morirse". L'expressió, que sembla irreverent, no ho és en el context del personatge al que dedico el meu record. Només cal atansar-se a les dècimes que va escriure per donar coneixement de l'evolució de la seva malaltia. El títol ja és prou clar:

"Parte médico y/o de guerra". (Són deu entregues que comencen el 16 de novembre del 2008 i acaben el 18 de gener del 2009 amb més de 100 versos en cada entrega).

Us deixo algunes mostres. S'inicia la primera:



Hace tiempo que no sé

cómo andas camarada

y si no te he dicho nada

es que en casa, el Interné

va como el culo y se ve

que debo arrastrar la cruz

porque no veo la luz

en el túnel en que estoy

me quejo, pateo y doy

contra un muro mi testuz.



Un informe aquí te mando

que te explica mis pesares,

Socio, que por estos lares,

sigo vivito y coleando.

Eso sí: no sé hasta cuando

(aunque no ya mismo espero)

no me doblan, compañero,

ni curas ni dictadores

me doblan estos dolores

pulmonares traicioneros



Desde tierras de Castilla

donde se encuentra Luzón

entonaré mi canción

-una gaucha milonguilla-

y aunque mi voz ya no brilla

y mi acento está opacado

por el tiempo que ha pasado

y por las enfermedades

sigo cantando verdades

y las canto en todos lados.



Así que, buen compañero,

un abrazo antes que nada.

Mi saludo, Camarada,

junto a este canto sincero.

Tomo mi guitarra, pero

solamente como apoyo

porque hoy este criollo

se vale del Interné

así que imagínese

la música y todo el rollo.

(...)



La cosa es seria, no crea,

y si sigue hacia delante

sólo me espera un transplante

de pulmones. Pa' que vea

que mi pobre vida rea

se va quedando más corta:

sedimentos en la aorta

y más grande el corazón.

Menos mal que la razón

aunque poca, no está "morta".



En fin, que paso mis días

entre toses y sofocos

y veo que me queda poco

rollo. Aunque alegrías

si que tengo. En la vía

no se quedarán mis hijos.

Les dejo, porque eso es fijo,

poca plata y cien canciones,

herramientas y montones

de ideas con que me rijo.

(...)



Mi familia, macanuda:

la niña tocando el piano

y es feliz, como su hermano

y eso me sirve de ayuda.

Ferran en Coruña, suda

para mantener su prole.

Tres nietos como tres soles

son los que tengo en Galicia.

Así es que me hace justicia

la vida con sus bemoles.



Con la canción sigo igual:

lidiando contra molinos.

Ya sabe usté que mis trinos

fustigan al capital,

por eso veo normal

que me ignoren los que mandan

y silencien los que andan

adulando al influyente.

(aunque a mi canto, esta gente,

en vez de callar, agrandan)

(...)

Pel seu interès us trameto, íntegre, el "parte" desè i últim. M'és absolutament impossible posar-me en la pell del Quintín. Quin estat d'ànim! Quina forma d'intentar que els estimats que estan al costat no puguin caure en la més immensa pena! Tots a riure... somriure... L'espectacle segueix!



Yo deseaba que este "parte"

-que ya es el número diez-

anunciara de una vez

la operación y, con arte,

explicaros el descarte

del pulmón que ya no vale,

que se acabaron mis males

y el futuro viene rosa.

Pero hay que esperar, la cosa

no da para euforias tales.



Para mejor, gradualmente,

soy más planta que persona

paso sentado y la zona

de los glúteos lentamente

se ha transformado en un ente

rebelde y con vida propia.

Mis sentidos, en la inopia,

no puedo ni caminar

y no hablemos de cantar…

No soy yo, soy una copia.



Este año empieza mal.

Veremos si bien acaba

y brindaremos con cava

si llegamos al final.

Yo sigo siendo un chaval

pues ya perdí veinte quilos.

¡Sin dietas! Estén tranquilos

porque a nadie recomiendo

que pierda peso sufriendo.

Las tragedias, para Esquilo.



Como ven, ya ni me quejo

¿de qué me voy a quejar?

porque es hablar por hablar

recibir o dar consejos.

Ya llegué a bastante viejo

(aunque quiera vivir más)

en este mundo jamás

sabemos cuánto duramos

la vida nos la jugamos

frecuentemente, además.



Así trascurren mis días

más que abatido, aburrido.

Me canso, pero no ha sido

porque me falte alegría

es porque esta pena mía

de vivir con poco fuelle

me ha hecho acatar las leyes,

a no ser indiferente.

y oxígeno dependiente

más tranquilo que los bueyes.



La doctora está confiada

-eso vale un Potosí-

pero, Amigos, sigo aquí

y nunca me pasa nada

sólo espero una llamada

y el teléfono no suena.

Tengo la cabeza llena

de teorías delirantes

esperando que un donante

me libre de esta condena.


De momento, he aprovechado

para arreglarme los piños*

y comprobar el cariño

que mucho me han demostrado

mis deudos. En todos lados

me han tratado con sincera

amistad, que reverbera

como un sol donde se exponga.

Y aquí acaba su milonga

su amigo Quintín Cabrera.


*Piños- Así llaman coloquialmente en Madrid a la dentadura (y a los dientes)



Ventas, Madrid, enero 09

El transplantament no va complir les expectatives en ell dipositades.

No sé pas com acabar. Potser la forma que li agradaria al Quintín seria la de la imatge de Los lunes al sol, amb els amics al bar i posant el contingut de la copa de l'amic a l'urna que guarda les cendres.

Nosaltres, "con guitarra, mate y tragos", camarada.


Més articles



Segueix-nos

Comparteix

Tw
Fb
G+

Tradueix


edita

Comunistes de Catalunya

Comunistes de Catalunya


Les coses són senceres allò que aparenten, i darrera d'elles... no hi ha res.

Jean-Paul Sartre

X

Col·labora!

Formulari de Contacte

Contacta amb la redacció de la realitat*

Formulari de Convocatòries

Fes-nos arribar convocatòries d'actes i mobilitzacions

Formulari de Notícies

Informa'ns d'allò que passa al teu voltant


ajuda'ns a conèixer i transformar la realitat*