realitat

MIQUEL ÀNGEL SÒRIA

 

Septiembre 23/73

 

El receptor dispara a quemarropa:

"...ha muerto Neruda..."

 

El locutor menciona el Poema 15

y lee el Bando 20.

 

El cabo de guardia busca algo bailable

y sigue el ritmo con la metralleta.

 

("Aquí en la isla el mar, y cuánto mar")

 

Yo pienso pedir un minuto de silencio,

pero tardo horas y horas en sacar la voz.

                                       Floridor Pérez

 

Pablo Neruda moria el 23 de setembre de 1973, ara fa 40 anys.

Al juliol de 1983, quasi als 10 anys de la seva mort, Ricardo Castro escrivia en una novel·la aleshores inèdita:

"Y de lo que se trata ahora es de la destrucción de Nerudia por usted y sus esbirros. Así, como si fuera un problema de biología antes que de política, está condenada Nerudia a librarse de usted, porque la única alternativa que tiene es su autodestrucción. Es usted o Nerudia, General. O usted y algunos miles, o decenas de miles, o el resto de Nerudia; los diez millones de nerudianos que están en todas partes. ¿Y quién cree usted que puede ganar, al fin? Yo, que fuera usted, no esperaría a saberlo".

 

I és que Neruda era present en tots i cadascú dels xilens de l'exili interior i de la diàspora i de tants com ens consideràvem xilens en aquells moments. Tant present, que la primera manifestació que es va fer a Xile després del cruent cop militar, va ser el seu enterrament. Els que van ser coneixedors del fet es van atansar a les runes de la que havia estat casa seva i, envoltats pels amenaçadors "milicos" el van acompanyar cantant, primer amb titubeigs però després sense cap por La Internacional, punys fortament fermats en l'aire. Per primer cop des de feia dues setmanes, es podia cridar en veu ben alta els noms dels companys Pablo Neruda, Salvador Allende i Víctor Jara. I es constatava la seva presència.

 

Homenaje a Neruda

 

Cuando el sol de la muerte

se beba toda el agua de tus ríos

y sus rayos voraces

mortifiquen tu piel y la resequen

el agua de tu cuerpo ascenderá a los cielos

y convertida en sangre

lloverá una vez más sobre los cauces

lloverá una vez más sobre los cauces.

                                           Oscar Hahn

 

Allà hi eren els que havien triomfat sobre la por; una por, per demés, justificable. El poeta sense partit i que la dictadura volia fer seu, Nicanor Parra, deixant clar el seu compromís amb la poesia i el gran poeta. I ben segur que hi hauria algun dels que havien arribat a la salvació, des dels camps de concentració de les platges franceses, navegant amb el Winnipeg, noliejat pel poeta, que nogensmenys, no havia pogut salvar el seu gran amic Federico.

 

Invoco un nombre: Pablo (fragment)

 

(...)

V. Himno

 

                                   "Te despierta tu luz y no es tu luz

                                       La noche llega, faltan tus estrellas,

                                     Hallas hermanos, pero no es tu sangre"

                                  

                                    Neruda: Exilio: Memorial de Isla Negra

 

Cantamos con usted los desterrados

de ahora y de otra hora.

Los mismos que abordaron la nave Winnipeg

en el herido Madrid del año treinta y nueve.

Los que hicieron de un profesor sencillo un Presidente.

los que unieron las pampas del salitre

fundando diarios, partidos, sindicatos.

Los que huyeron de Chile en el cuarenta y nueve.

Los que gritaron con usted ¡yo acuso!

Los que fueron heridos por la espalda

y enterrados en los cerros o en las minas.

Los que un día estuvieron y hoy no están

comiendo nuestro pan y nuestro vino.

Los que ahora recorren las calles del exilio.

Los que están junto a usted desde ese día aciago

en que buscó un asilo.

 

Y lo tuvo en el patio sombrío de la muerte.

                                               Enrique Valdés

 

Però qui millor que els mateixos poetes per reflectir el sentiment provocat pel seu traspàs? Amics, companys del país i arreu del món.

 

Mensaje a Pablo Neruda

 

Magnificiente

                        como león forzudo

Neruda compra en la tienda

                                            pan

Pide

       que se lo envuelvan

                                        cachazudo

se lo pone bajo el brazo

con solemne ademán.

Qué piensa el curioso

                                   por lo menos

que una vez compró un libro

                                             que leemos?

Agitando la mano al marcharse

con grandeza patricia de romano

entre besugos, ostras y arroz

marcha

             en Valparaíso

con el pan campechano.

De pronto exclama:

                                 ¡Eugenio!

¡Mira, mira! Allá

                             donde hay charcos

basura que se tira

                              bajo rojos faroles decaídos

marginado

                  está nuestro colega

el poeta del alma

                             Bilbao

Bilbao fue un vagabundo

                                        un revoltoso.

Al principio en el centro

                                       de su ciudad natal

le pusieron un busto con cadenas

                                                      pomposo

a pesar de que el vate vivió en tugurios.

Después

              llegó al poder un sedicioso

y el poeta de estatua central

dando tumbos fue a parar

                                         al arrabal.

Trasladaron

                    sudando la gota el pedestal

al barrio

               un poco sucio

                                      del farol encarnado.

El bardo entre marinos

                                      como hermano adoptado

quedó en el fondo amado

                                         que le era habitual.

Nuestro Bilbao amaba hacer frases irónicas.

Decía:

           En el mundo mejor

                                          nuestro planeta

existen putas públicas

                                    y pu

                                            ti

                                                tas

políticas...

                 prefiero las rameras

primeras

               soy poeta.

Neruda sonreía socarrón.

                                        El poeta

está fuera

                 de altibajos de precios

pero dentro sudando nos descentra

por la fuerza

                     cualquiera.

Pero allí

              donde nos colocan

Allí se encuentra el centro.

Pablo!

            Recuerdo aquel

mediodía sereno

                            cazando con transistor de noche

la onda extraña

                           sobre la guerra sucia

contra el pueblo chileno

que huele a la tragedia

                                     conocida en España.

los sediciosos

                         entran en juego

                                                  nuevamente

y los politicastros

                             con pose de generales

quisieron que tu verso de estilo combatiente

se alejara del centro

                                 hacia los arrabales.

Más yo veo a Neruda

con el mismo ademán

                                    secular

en el centro

                    y sin envejecer

llevar su poesía al pueblo

sin caer

              con dignidad serena

como si fuera el pan.

 

Sigue el poeta a veces un rumbo equivocado

pero si sigue al pueblo

                                    le sirve sin cesar

de conciencia a su lado

ningún golpe de Estado

                                      podrá a su poesía

cambiarla de lugar!

                                               Evgueni Evtushenko (La traducció al castellá és de l'autor)

                                 

 

 

Los días del poeta (fragment)

 

(...)

Aparecía y desaparecía en su país de flores y vino

pero el día de su muerte

fue un día oscuro y frío

rodeado de otros días oscuros y fríos.

Un país feamente agrietado se le aleja.

Qué vieron sus ojos pequeños y ávidos

por última vez:

toda la poesía sumida en un pozo,

o el fuego devorando ciudades,

o los hombres diluyéndose como sombras de

sombras

mientras un río turbio precipita su cólera animal.

En los días de su vida hubo acontecimientos

tristes y amables,

ocurrieron muchas cosas hermosas

y otras

imposibles de comprender.

                                         Omar Lara

 

I deixo el comiat al seu amic Julio Cortázar, que no trigaria massa en seguir-lo quan escrivia el 1984 el següent:

 

Nuestra fiesta es combate, como lo fue siempre la poesía de ese sonriente guerrero; nuestro homenaje no es un epitafio, sino una vela de armas, a la espera del alba.

 



Més articles



Segueix-nos

Comparteix

Tw
Fb
G+

Tradueix


edita

Comunistes de Catalunya

Comunistes de Catalunya


Les coses són senceres allò que aparenten, i darrera d'elles... no hi ha res.

Jean-Paul Sartre

X

Col·labora!

Formulari de Contacte

Contacta amb la redacció de la realitat*

Formulari de Convocatòries

Fes-nos arribar convocatòries d'actes i mobilitzacions

Formulari de Notícies

Informa'ns d'allò que passa al teu voltant


ajuda'ns a conèixer i transformar la realitat*