realitat

L'ORGULL D'UNA DONA EXEMPLAR

MIQUEL ÀNGEL SÒRIA

El 26 de maig de 1831 era executada mitjançant garrot vil, Mariana Pineda. El seu delicte, guardar a casa una bandera que portava brodat el lema liberal "Igualtat, llibertat i llei"i negar-se a dir cap nom dels suposats còmplices. En la literatura que sorgeix al voltant del personatge (aquí García Lorca, Martín Recuerda y Carvajal) irromp un personatge que podríem considerar un prototip del policia de la Brigada político-social franquista:  Ramón Pedrosa. L'Antonio Juan Creix de la nostra història.

El paper destacat de Pedrosa l'han reconegut  els dramaturgs que han escrit sobre el personatge de Mariana Pineda. Ja el trobem a la copla popular, que com a cançó de cec, recorria la geografia peninsular.

 

"¡Oh! Qué día tan triste en Granada,

que a las piedras hacía llorar

al ver que Marianita se muere

en cadalso por no declarar.

 

Marianita, sentada en su cuarto,

no paraba de considerar:

'Si Pedrosa me viera bordando

la bandera de la Libertad'

 

Federico García Lorca, sempre amatent del que succeïa al seu país, no podia deixar passar l'ocasió de dedicar un homenatge a la seva conciutadana. D'aquí la seva  "Mariana Pineda. Romance popular en tres estampas". Allà podem llegir el següent diàleg entre Mariana i Pedrosa:

 

PEDROSA . (Frío y reservado.)

                    ¡Está muy bien! Yo seguiré el asunto

                     y usted misma se pierde.

MARIANA.                                      

                                                           ¡Qué me importa!

                     Yo bordé la bandera con mis manos;

                     con estas manos, ¡mírelas, Pedrosa!,

                     y conozco muy grandes caballeros

                     que izarla pretendían en Granada.

                     ¡Mas no diré sus nombres!

PEDROSA.                                          

    ¡Por la fuerza

                     delatará! ¡Los hierros duelen mucho,

                     y una mujer es siempre una mujer!

                     ¡Cuando usted quiera me avisa!

MARIANA.

                                                                      ¡Cobarde!

                     ¡Aunque en mi corazón clavaran vidrios

                     No hablaría!

                                                                       (En un arranque.)

                                       ¡Pedrosa, aquí me tiene!

PEDROSA.

                    ¡Ya veremos!

MARIANA.

                                         ¡Clavela, el candelabro!

                          (Entra Clavela aterrada, con la manos cruzadas sobre el pecho.)

PEDROSA.

                     No hace falta, señora. Queda usted

                     detenida en el nombre de la Ley.

MARIANA.

                     ¿En nombre de qué ley?

 

Poc després acaba la segona estampa. La tercera comença amb Mariana Pineda empresonada al Convento de Santa María Egipciaca, de Granada.

I aquí connectem amb José Martín Recuerda i "Las arrecogías del Beaterio de Santa María Egipciaca". Un altre granadí que veu en la figura de Mariana Pineda una forma de fer crítica de la situació en la que es viu. Molt més clara en la d'aquest últim que ha d'esperar set anys, fins el 1977, per veure representada la seva obra.

 

MARIANA DE PINEDA. ─Nunca negué mi amor por la libertad. Me casé con un hombre que quiso ser libre. Fui la mujer de un campesino. En este pedazo de tela a medio bordar juraría que se concentran los ideales y sueños de más de media España, es la bandera liberadora. El sueño de muchos que esta niña ha pagado son sus manos.

 

RAMÓN PEDROSA. ─Y que tú pagarás con tu condena.

 

MARIANA DE PINEDA. ─Mucho cuidado con esa condena. Hablaré lo que tengo que hablar en la sala de la Audiencia.

 

RAMÓN PEDROSA. ─Hay quien puede juzgarte sin tu asistencia a la sala.

 

MARIANA DE PINEDA. ─No será tú ni el rey. (Acercándosele con odio.) Piensa que alguno de estos soldados que te guardan, puede clavar el machete de su fusil en tu cuerpo. Piensa que estas mismas monjas pueden ser tus perores enemigas. Piensa que al dictar mi sentencia, pueden, en esos momentos, traspasarte el corazón. Ni tú ni el rey estáis seguros. Estáis enloqueciendo de terror en esta época criminal. Tenéis enemigos por todas partes. Al salir por esta puerta, pueden asesinarte. Granada entera está conmigo y con estas arrecogías que no las dejáis defenderse en públicos juicios. Pero entérate bien, me puse esta rama en flor pensando en tu muerte. (Arrojándosela.) Toma la única flor que echarán a tu tumba. Sé que faltan pocos días para que salga mi juicio. Allí nos veremos, Ramón Pedrosa. Y cuidado con usar tus regios poderes de juez de infidencias. Mi juicio no puede resolverse secreto. Son muchos los que lo esperan. Y tengo fuerzas y poder para llevarlo no sólo a esas Cortes traicioneras y engañosas, sino ante los reyes de Europa.

 

RAMÓN PEDROSA. ─Llévalo, pero con los nombres que preparan contigo la descubierta conspiración. ¿Cuáles son esos nombres?

 

MARIANA DE PINEDA. ─Los que te asesinarán. Los que después de asesinarte darán la libertad a España. Ni en una sala inquisitorial me arrancarán los nombres. Ellos son mi orgullo. Mi orgullo de hembra granadina, que no ha llegado a perder la batalla que libra.

 

Antonio Carvajal, a "Mariana en sombras", acara en dotze breus escenes als nostres dos personatges amb la presència, en ombres, de Dáuride, un poètic follet del riu Darro.

El final, representat en aquest any de gràcia, es convertiria en un clam contra la monarquia, per la tercera República i les seves llibertats.

 

MARIANA

                                   No es delirio,

   sino resolución. Vivan mis hijos

   pobres, huérfanos, solos,

   con el recuerdo de una madre libre,

   libres y limpios de la infamia. Mueran,

   si han de morir, por manos

   de este desorden que llamáis el Orden

   vuestro, y que le repugna a la conciencia.

   Mueran conmigo. Vivan los que salvo

   con mi silencio y con mi muerte. Vivan

   y traigan otros tiempos, otros días

   sin sombra de terror. Muero en la sombra,

   pero una luz más cierta que mi espanto

   al cadalso de acerca.

   Luz de un tiempo dichoso

   en el que la libertad,

   en que igualdad y ley

   sean más que palabras

   susurradas con miedo.

   Libertad, igualdad y ley marquen

   los pulsos y los pasos

   de las generaciones por venir.

   Esta es mi luz, mi fuerza y mi esperanza.

                     

 

Ara, revisant l'arxiu fotogràfic, trobo un grup de dones homenatjant una altra Mariana. En aquest cas de cognom Grajales, mare dels Maceo, lluitadors per la independència de Cuba. Era a Guantánamo l'estiu de 2010. De vegades els noms busquen complicitats.

José Martí. ¿Qué había en esta mujer, qué epopeya y misterio había en esa humilde mujer, qué santidad y unción hubo en su seno de madre, qué decoro y grandeza hubo en su sencilla vida, que cuando se escribe de ella como de la raíz del alma con serenidad de hijo, y como de entrañable efecto? Así queda en la historia, sonriendo al acabar su vida, rodeada de los varones que pelearon por su país, criando a sus nietos para que peleen.

 


Més articles



Segueix-nos

Comparteix

Tw
Fb
G+

Tradueix



Les coses són senceres allò que aparenten, i darrera d'elles... no hi ha res.

Jean-Paul Sartre

realitat*

donar a l'esperança fonament científic


edita

Comunistes de Catalunya

Comunistes de Catalunya