les arrels

les arrels

La columna d'en Miquel Àngel Soria


Articles

SER POETA EN TEMPS DIFÍCILS

divendres, de març 15, 2013

MIQUEL ÀNGEL SÒRIA

 

El poeta no acostuma a tenir una mort èpica. No és fàcil morir com François Villon o Julius Fučik, penjant d'una forca. Les circumstàncies difícilment es donen. Però tampoc ho és fer-ho en un accident de bricolatge mentre intentes arranjar una persiana que no es vol abaixar. Ara bé, si aquest accident es produeix en un dels habituals estats de depressió, ja tenim matèria d'especulació. La èpica barata omple les pàgines dels diaris i José Agustín Goytisolo passa, de ser un importantíssim poeta, a ser un possible suïcida; que la crònica de successos ven més que la poesia no és cap misteri.

I ara, quan es compleixen 14 anys dels seu traspàs, algú l'ha de treure de l'oblit que només trenca ─i ja molt de tard en tard─ la veu de Paco Ibàñez. I treure'l de l'oblit representa recordar que és "Palabras para Julia" o "el lobito bueno" o "me lo decía mi abuelito...", però no tan sols, sinó molt més i tant o més important.

 

Un adolorit Vázquez Montalbán deixava constància: "Demasiadas veces me ha pillado de viaje la muerte de seres queridos. Pero esta muerte es excesiva.

Mis ojos se estrellan contra las primeras páginas, luego contra el asfalto que rompió a José Agustín Goytisolo, y por el camino de tan corto vuelo, 35 años de amistad y gratitud".

Perquè amistat i gratitud i moltes coses més és el que anava deixant darrera seu aquell home tendre que dissimulava la seva tristesa amb una capa, uns cops d'ironia i unes altres de sarcasme. I sempre d'una poesia producte d'un llenguatge depurat, senzill ─i per tant, fàcil d'entendre─, fresc i compromès.

Les seves topades amb la censura van ser nombroses. En l'edició italiana de Salmos al viento va afegir en un apèndix tot allò que la censura franquista havia prohibit. José Sánchez Reboredo, a "Palabras tachadas (Retórica contra censura)" assenyala els elements retòrics que els poetes de la Generació dels 50 utilitzen per intentar esquivar la censura. L'aire, el silenci, el mur, l'ombra, la llum són alguns d'aquests elements. Destaca la utilització per part de José Agustín Goytisolo:

 

"los poetas (...)

lanzan gritos, pidiendo paz, pidiendo patria,

pidiendo aire verdadero".

                                   Salmos al viento, 1958

 

"Claridad, no te apartes

de mis ojos, no humilles

la razón que me alienta

a proseguir. Escucha,

detrás de mis palabras,

el grito de los hombres

que no pueden hablar.

Por sus golpes, por toda

la lucha que sostienen

contra el muro de sombra,

yo te pido: persiste

en tu fulgor, ilumina

mi vida, permanece

conmigo, claridad."

                        Claridad. València, 1961

 

José Luis Cano veurà caure de la seva Antología del tema de España en la poesía española contemporánea, el poema "La guerra" de Años decisivos (1961):

 

 

"De pronto, el aire

se abatió, encendido,

cayó, como una espada,

sobre la tierra, ¡Oh, sí,

recuerdo los clamores!

 

Entre el humo y  la sangre,

miré los muros

de la patria mía,

como ciego miré

por todas partes,

buscando un pecho, una palabra, algo

donde esconder el llanto.

Y encontré sólo muerte,

ruina y muerte

bajo el cielo vacío".

 

L'any 1967, segons recull Manuel L. Abellán a Censura y creación literaria en España (1939-1976), del llibre Algo sucede, es prohibeixen Algo sucede, les darreres estrofes de Nadie está solo, Meditación sobre el yesero, Sólo el silencio, Pendiente de juicio, Derecho al pataleo y Noticia a Carlos Drummond de Andrade.

 

És fàcil esbrinar a qui es refereix en el poema Pendiente de juicio:

 

Se ha cometido un crimen.

todo el pueblo es testigo

del hecho. El juez

se ha demorado; el forense

no está; los guardias

han huido. Esperamos

─año tras año─ que se celebre

el juicio del culpable.

Pero no llega nadie.

El camino

se pierde en la llanura

vacío.

Dice una voz:

tenemos que hacer algo.

Asentimos. El pueblo

hará de juez; de forense

de guardias y testigos:

¿Y el abogado? Nada:

no se oye nada.

Hay millones de ojos

mirando al asesino.

 

Carlos Barral a la seva autobiografia, Los años sin excusa, ens ajuda a conèixer millor José Agustín Goytisolo mitjançant anècdotes que venen a ser simples pinzellades. Quan a casa de Josep Maria Castellet l'ajuden a elaborar la llista de poetes de l'antologia Veinte años de poesía española (1939-1959): "En funciones del mestre (Castellet) que sin embargo ya era, imponía de cuando en cuando silencio, reprimiendo, sobre todo, la irrefrenable vocación a la anécdota de José Agustín (...) Fueron vanas las repetidas intervenciones de Goytisolo y mías, a veces agudas y hasta violentas, en defensa de su inclusión (es refereix a Alfonso Costrafeda), alegando la justicia y la conveniencia. Gil de Biedma se oponía una y otra vez".

"Nos duchábamos bajo una cascada de agua dulce que saltaba del acantilado a la playa desolada, cuando José Agustín descubrió a un solitario que avanzaba por la arena y decidió que se trataba de un peligroso delincuente, lo cual le dio pie a organizar la representación de nuestra existencia durante largo rato (...) No he insistido lo bastante, en las múltiples alusiones, en la particularidad del curioso personaje que era José Agustín Goytisolo en aquella época. Como en casi todos nosotros, cachorros aún de la literatura, lo real y lo imaginario, cocidos en el crisol de la marginalidad impuesta por el fascismo, habían hecho en él una amalgama extraña, que mostraba generalmente una arista histriónica, desenfadada y divertida, aunque a veces demasiado insistente. (...) siempre estuvo dotado de un talento verbal nada corriente y es muy directa su relación con la entraña expresiva de la lengua. Desde ese punto de vista , su talento literario es el más alto de la tríada que forma con sus hermanos novelistas. (...) Una vez impuestos de la transparencia del personaje, resulta enormemente divertido a condición de que él no se dé cuenta  de su éxito y sus interlocutores no le inviten a abusar de la situación. Goytisolo está muy bien y su compañía es francamente gratificadora mientras gesticula con aires de naturalidad y moderación con la inteligencia y la mala leche".

 

Ara que coneixem una mica millor el personatge-company no ens ha de costar gens comprendre el personatge-poeta que podia escriure allò que molts pensàvem i no dèiem perquè o no teníem la capacitat o l'atreviment de fer-ho. Vull que us hi quedeu amb la rotunditat del darrer vers.

 

Algo sucede

 

Amigos ya lo veis pasan los años

y parece que ahora

sigan las cosas como el primer día.

 

Nos hemos reunido ciertas veces

en extraños cafés

en tu casa en la mía

hemos charlado largamente

redactado los pasquines hasta el alba

discutido el problema

y siempre nos decimos que esto acaba

que no puede durar

y muchos hemos apostado cenas no sé dinero

a que antes de fin de año algo sucede

y siempre hemos perdido.

 

Así sin darnos cuenta

entre reunión y papeleo oscuro

entre miedo y registros y porfía

hemos envejecido poco a poco

pasando de la calle a la oficina

del calabozo al fútbol

y de la espera a la melancolía.

 

Y sin embargo os digo que tenemos razón

y que vale la pena continuar

porque algo está ocurriendo

algo ha cambiado en este espeso ambiente:

 

ellos están cansados

también están cansados

gritan y cantan para no admitirlo

mas sus camisas mudan de color

y duermen mal

y toman pastillitas

ponen dinero en Berna o en Manila

y no saben no saben que el peligro

está cerca muy cerca

no en Cuba ni en Angola

sino en su casa en medio de sus hijos

en sus despachos y hasta en las iglesias

porque el mundo camina

con el paso implacable de hombres como vosotros

que creen en la vida y que por eso

mueven el mundo sin pegar un tiro

mientras sea posible

o bien pegándolo.

 

 

 

 

 

 

+

LA MORT DE KARL MARX

divendres, de març 01, 2013

MIQUEL ÀNGEL SÒRIA

 

Engels escrivia a Sorge el 14 de març de 1883, comunicant-li la mort del "Moro": "La humanitat s'ha fet un cap més baixa, la més notable de les que posseïa el nostre temps. El moviment del proletariat segueix l seva marxa, però no compta ja amb aquest punt central al que es dirigien espontàniament en moments crucials els francesos, els russos, els nordamericans, els alemanys, i del que rebien sempre el consell clar i irrefutable que podia donar-los-hi només un geni fornit amb l'omnipotència del saber..."

El dia 17, al cementiri d'Highgate, a Londres, Engels s'adreçava als escassos assistents:

"Doncs Marx era, en primer lloc, un revolucionari. Cooperar, d'aquesta o de l'altra manera, a l'enderroc de la societat capitalista i de les institucions polítiques creades per ella, contribuir a l'emancipació del proletariat modern, a qui ell havia infós per primer cop la consciència de la seva pròpia situació i de les seves necessitats, la consciència de les condicions de la seva emancipació: talera la veritable missió de la seva vida. La lluita era el seu element. I va lluitar amb una passió, una tenacitat i un èxit com pocs".

 

Ara, quan es compleixen 130 anys del seu traspàs i la situació torna a donar empenta a les seves idees, les actualitza, les fa reviure, vull recordar-lo en les paraules del pròcer cubà José Martí, corresponsal a Nova York de "La Nación" de Buenos Aires, en aquells moments.

Aquest publicava el 22 de març de 1883:

"Ved esta gran sala. Karl Marx ha muerto. Como se puso del lado de los débiles merece honor. Pero no hace bien el que señala el daño y arde en ansias temerosas  de ponerle remedio, sino el que enseña remedio blanco al daño. Espanta la tarea de echar a los hombres sobre los hombres. Indigna el forzoso abestiamiento de unos hombres en provecho de otros. Mas se ha de encontrar salida a la indignación de modo que la bestia cese sin que se desborde y espante. Ved esta sala la preside, rodeado de hojas verdes, el retrato de aquel reformador ardiente, reunidor de hombres de diversos pueblos, y organizador incansable y pujante. La Internacional fue su obra: vienen a verlo hombres de todas las naciones. La multitud, que es de bravos braceros cuya vista estremece y conforta, enseña más músculos que alhajas, más caras honradas que paños sedosos.

(...)

"Aquí están buenos amigos de Karl Marx, que no sólo fue movedor titánico de las cóleras de los obreros europeos, sino veedor profundo en la razón de las miserias humanas, y en los destinos de los hombres, y hombre comido del ansia de hacer el bien. El veía en todo lo que en sí propio llevaba: rebeldía, camino a lo alto, lucha.

(...)

"Y entre salvas de aplausos tonantes, y frenéticos hurras, pónese en pie, en unámime movimiento, la ardiente asamblea, en tanto que leen desde la plataforma en alemán y en inglés dos hombres de frente ancha y mirada de hoja de Toledo, las resoluciones con  que la junta magna acaba, en que Karl Marx es llamado el héroe más noble y el pensador más poderoso del mundo del trabajo. Suenan músicas, resuenan cantos; pero se nota que no son los de la paz".
+

Més articles


Sobre l'autor

Miquel Àngel Sòria

Miquel Àngel Sòria és professor i va ser alcalde de Martorelles. Veure el perfil


edita

Comunistes de Catalunya

Comunistes de Catalunya


Les coses són senceres allò que aparenten, i darrera d'elles... no hi ha res.

Jean-Paul Sartre