realitat

EL MÉS FAMÓS 'SUICIDA' DEL FRANQUISME

MIQUEL ÀNGEL SÒRIA

 

El franquisme, entre d'altres moltes coses igual de monstruoses, passarà a la història pel més gran nombre de presos polítics 'suïcidats' a les comissaries de policia o "casas-cuartel" de la guàrdia civil i pel gran nombre d'obrers "voladors" abatuts pels trets a l'aire de la policia.

Deia Jesús López Pacheco:

─Si no fueran ciegos

nos verían esta luz que habita nuestro pecho.

─Hijo, abrígate bien. Y ponte la bufanda.

No vayas a coger alguna bala en los pulmones.

Que no está el tiempo bueno todavía.

 

El dirigent del PCE Julián Grimau va ser llançat a un carreró des d'una finestra del segon pis de l'edifici on ara hi ha la Comunitat de Madrid. No va morir de la caiguda i el 20 d'abril de 1963 era afusellat.

Alfonso Sastre, sota el pseudònim d'Antón Salamanca, amb la ironia que permet el dolor escrivia

 

LA VENTANA INDISCRETA

       (JULIÁN GRIMAU)

 

¡Otra vez esas radios extranjeras

vomitan contra España su veneno!

Salimos ahora al paso de ese trueno

explicando las cosas verdaderas.

 

No ha habido tal señor defenestrado

ni se empleó en su trato la tortura.

Tratósele con tacto y con dulzura.

Se le invitó a pasar a lo vedado.

 

Saludósele allí con cortesía.

Preguntósele por sus actividades

de manera correcta y muy humana.

 

Díjonos su opinión de la amnistía.

Dijímosle después nuestras verdades

y arrojóse sin más por la ventana.

                                   (Publicat a España, hoy, Ruedo Ibérico, París, 1963)

 

Seguim amb Alfonso Satre.

 

YO NO SABÍA QUE TE LLAMABAS JULIÁN GRIMAU

 

Tú ya no puedes acordarte

te han matado

hijos de puta Dios mío te han matado!

No puedes acordarte de mí pero sabías

que fuimos juntos en el autobús después de la reunión

y era la crisis del Caribe

y llevabas una cartera grande

y eras modestamente heroico

hombre sin gestos eras

y el color gris de la calle era tu gris

y un fuego rojo oculto ardía en la mitad de tu corazón

y ahora te digo lo que sé Julián Grimau

Y es que ese fuego rojo nuestro no se apaga

                                   (Vida del hombre invisible contada por él mismo)

 

SONETO XV

             (Muerte de Julián Grimau)

 

Que haya un cadàver más, ¿que importa al mundo?

Pero el mundo se agita y se remueve.

En el mil novecientos treinta y nueve

se fusilaba más sin tanto inmundo

 

protestar de masones, liberales,

comunistas, socialdemocristianos,

escritores borrachos, italianos,

gente de mal vivir y radicales.

 

Pero además, ¿qué pasa? ¿Qué presentas,

mundo, como protesta, inoportuno?

¿Te parece tan grave, pues, la cosa?

 

¿Tanta importancia tiene, a fin de cuentas,

que sean un millón o un millón y uno

los muertos de una guerra tan gloriosa?

                                   (1963, a Residuos urbanos. Tiempos difíciles)

 

Quan ja tot ha passat només ens queda la memòria. Com a mínim rehabilitar-la. Doncs ni això permet la justícia de la "democràcia". Tant se val que ens governin corbs o bambis.

Però nosaltres, amb els nostres pobres mitjans, mantindrem viva la flama de la memòria i recordarem. Potser ja ni perdonarem: són massa els morts que han de suportar tots els franquistes i els seus escolans. Atansar una mà per ajudar-los a enfonsar-se en el cel que tant s'estimen. Un dubte: al cel o a l'infern. Sempre he pensat que al cel, ja que nosaltres, els dolents anirem a l'infern i millor no trobar-los. Però trobo una resposta de José Bergamín, a pregunta d'Alfonso Sastre, i em planteja de nou el dubte. Escriu Sastre: "pregunté al gran escritor si era cierto que él había dicho que estaría con los comunistas 'hasta la muerte pero ni un momento más', y si esa frase incluía la broma de pensar que después de su muerte, él, Bergamín, iría al cielo y los comunistas al infierno, y entonces él se rió abiertamente de mí: 'No, muy al contrario –me respondió- porque has de saber que todos los comunistas van al cielo'."  

 

I m'he desviat, però ha valgut la pena, perquè ara sabem que al cel trobarem a Julián Grimau.

Segueixo amb el record de companys seus.

 

VEINTE DE ABRIL

Carlos Álvarez

 

EN ESTA geografía de presidios,

y a través

de la crónica amarga de torturas,

lentos

caminos desbrozando el horizonte,

sucios

asesinatos a la luz del alba

donde terminan nuestros hombres,

-donde nace

también nuestra leyenda- no resulta

posible,

Julián, mi noble hermano,

predecir

en qué lugar nos llegará el futuro

más inmediato... (el otro siempre es nuestro.)

 

Yo no sé

si cambiaré un paisaje al aire libre

con árboles y cielo y sol de estío,

por un estrecho marco de silencio,

de sombras,

de lucha renovada...

 

Por eso, si ocurriera

que mi voz no estuviera con tu nombre

en los labios

cuando un veinte de abril hecho marea

de sangre y de dolor nos vuelva el llanto

de España en tus heridas, imagina

que tengo amordazados los latidos;

que algún muro

sujeta mis palabras; que me encuentro

más cerca de los míos que otras veces,

Julián, campo de espigas...

definitivo màrtir de la patria.

                                   (Como la espuma lucha con la roca)

 

Des de l'exili mexicà, Juan Rejano:

 

ELEGÍA ROTA PARA UN HIMNO

 

[...]

Entonces fue.

                        Gritó la voz enana,

enloquecida voz, la voz

hedionda,

aulló, gritó, ordenó

sádicamente la ración de crimen

dispuesta para el día,

y luego se sentó sobre la Cruz,

sobre la Cruz de Roma.

                                      Entonces

fue. El miedo le subía

por los oscuros fondos del instinto.

 

[...]

 

No te han vencido,

amigo, compañero de la rama

vencida, lazarillo

del más hermoso sueño, no

te han vencido, perduras, ahora estás

entre las cumbres y no obstante,

caminas con nosotros,

te rodean

los brazos que te aman,

siembras,

fundas

los nidos del futuro.

 

[...]

 

Puedes brillar tranquilo,

tú lo sabes.

Estamos hechos para la tormenta,

para el beso creador

estamos hechos.

A tu fulgor, marchamos. Ya han crecido,

al borde de tu sombra arbustos

jóvenes.

Ellos te llevan en los labios.

                                               Vamos

contigo a defender la primavera,

contigo

a levantar la nueva casa.

                                   (En la muerte de Julián Grimau, 1963 –fragments-)

 

I aquí seguim, amatents.

                                   


Més articles



Segueix-nos

Comparteix

Tw
Fb
G+

Tradueix


edita

Comunistes de Catalunya

Comunistes de Catalunya


Les coses són senceres allò que aparenten, i darrera d'elles... no hi ha res.

Jean-Paul Sartre

X

Col·labora!

Formulari de Contacte

Contacta amb la redacció de la realitat*

Formulari de Convocatòries

Fes-nos arribar convocatòries d'actes i mobilitzacions

Formulari de Notícies

Informa'ns d'allò que passa al teu voltant


ajuda'ns a conèixer i transformar la realitat*