realitat

Gabriel Celaya en els seus amics

MIQUEL ÀNGEL SÒRIA

 

L'arbre Celaya, un enorme roure, s'aguanta encara per les arrels de la seva monumental obra –així és com la veig- i per unes altres arrels secundàries que han anat estenent en el temps els seus amics, fins i tot  els que al final van resultar no ser-ho tant. En aquesta segona entrega del feuilleton del Centenari, vull centrar l'atenció en alguns dels amics personals,  els companys de lluita, admiradors o, fins i tot, alumnes.

En aquest centenari que segueix passant desapercebut per a una immensa majoria –a Cuba es dóna una excepció: Manuel Rico parla de Celaya en un acte amb la participació de Nancy Morejón o César López- cal recollir algunes de les mostres de l'admiració dels seus contemporanis.

Des de l'exili, sentim les veus de León Felipe o del poeta comunista Juan Rejano –exiliat a Mèxic-. No podia faltar el sempre solidari Mario Benedetti o els seus companys de generació Leopoldo de Luis, Victoriano Crémer o els més joves, el dramaturg Lauro Olmo, José Agustín Goytisolo y Carlos Álvarez.

 

CARTA A GABRIEL CELAYA

 

QUERIDO Celaya:

a mí cuando escribo me entran también

unas ganas inaguantables de decir lo que me pasa...

pero es muy difícil.

A veces lo quiero decir de una manera nerviosa y precipitada...

y me embarullo.

A ti también te pasa igual.

¿Y si se lo contásemos al psiquiatra

o al Arzobispo?

¿Tú crees que ellos podrían ayudarnos?

Ya ves, los poetas sabemos muy pocas cosas

y ellos han estudiado teología

y psicoanàlisis.

(Tú has leído a Freud y a Santo Tomás.)

Se me ocurre otra cosa.

¿Qué te parece si vamos a ver al Alcalde

y le decimos que nos eche un bando...

un bando al modo medieval,

con tambor y corneta

y un heraldo que lea en un pergamino muy largo

a todo el Cabildo,

a todo el Municipio,

Las cosas que les pasan a Celaya y a León Felipe?

¡Qué se enterase todo el mundo!

¿Qué crees tú qué pasaría?

¿No crees tú que se les antojaría a todos hacer lo mismo

y que con nuestra definición de la Poesía

todos querrían decir por medio de un bando municipal

lo que les pasa a ellos también?

No. No tengo fe en este procedimiento.

Es muy difícil decir lo que a uno le pasa.

Si es difícil para nosotros

calcula tú lo que iba a decir un pobre menestral.

Los filósofos que han querido decir

lo que les pasa a ellos,

lo han hecho peor que los poetas.

Es muy difícil decir en alta voz

y claro,

para que se entere todo el mundo,

las cosa que le pasan al Hombre.

                                   León Felipe, ¡Oh, este viejo y roto violín! (1965)

 

 

BUENOS DÍAS GABRIEL

 

                                            Las olas son las olas.

 

                                                               CABRIEL CELAYA

 

Tres poetas en uno / semillero

de tantos más / tu ánima insumisa

se topó con la muerte en su pesquisa

y la puso a cuidar tu imvernadero

 

especialista en empezar de cero

detonaste la bomba de la risa

sin dios sin espejismos y sin prisa

perro viejo / filósofo / ingeniero

 

fiel a tu gente / a amparo / y a ti mismo

a pesar de tus ráfagas de triste

te encaraste jovial con el abismo

 

hombre en medio del mundo y hombre a solas

junto al mar fuiste humilde y escribiste

simplemente / las olas son las olas

Mario Benedetti, Aguas jurisdiccionales (El olvido está lleno de memoria) (1995)

 

 

CON GABRIEL CELAYA

 

                        Ahora te llamo porque me siento fuerte

                               Para tu amor terrible y tu luz deslumbrante.

                                                                            G. C.

 

Hay que poner valor para entenderte

del todo, Juan. ¿Qué del lector esperas?

¿Quieres que nos creamos que es de veras

tu invocación de amor para la muerte?

 

Pero, ¿debemos imitar tu suerte,

renunciar a fugaces primaveras,

olvidar la verdura de las eras

y hasta morirnos, para no perderte?

 

Y si morimos, ¿no te perderemos?

Sin tu luz deslumbrante, ¿no veremos?

¿Es que nos llama así tu amor terrible?

 

Mas te entendemos porque estamos vivos,

y es porque somos de la muerte esquivos

por lo que amamos tu ansia irrepetible.

                        Leopoldo de Luis, Aquí se está llamando (1992)

 

 

SALUDO A LOS NUEVOS POETAS DE ESPAÑA

 

Nombro a Otero

Y el hombre

Por el otero asoma

-crispada la palabra, pedernal

entrañable.

 

Decir Celaya vale la ternura

del pueblo,

pasión que arde en la tierra

y sube al hijo pródigo: el idioma.

 

Y si pronuncio Nora,

se despierta un país, clavel al alba,

patria tan joven y amorosa

que me arranca las lágrimas.

 

Nora, Celaya, Otero: estáis sonando

aquí, en mi corazón.

 

(...)

 

¡Hermanos,

hijos, veinte

años de ausencia pesan

mucho! Esperadme. Allá

yoy, allá voy, Celaya, Otero,

Nora, todos los que no nombro, todos

los que estáis dando nombre a la mñana.

 

El olvido no tuvo valor para enterrarme.

                                   Juan Rejano, Libro de los homenajes (1959)

 

 

EN HOMENAJE A GABRIEL CELAYA

 

UN BARQUITO de corcho en el estanque

que un niño rubio empuja con sus manos,

una cometa de colores vivos

sujeta por un hilo de ilusiones,

una ingenua pistola de juguete...

no más es el poema

con que pretendes transformar el mundo.

 

Pero un barco de corcho entre las aguas,

tomado en primer plano, es un gran barco;

la cometa, si el cielo es transparente,

puede trazar el signo luminoso

que abajo nos levante; la pistola,

firmemente empuñada, acaso logre

por magia o sugestión que a su conjuro

se rinda el enemigo...

 

Continua, Gabriel, tensando el verso.

                                   Carlos Álvarez, Como la espuma lucha con la roca (1976)

 

 

                                   EL AIRE HUELE A HUMO

                                              

                                                           A Gabriel Celaya y a Amparo Gastón,

                                                                              Que tanto le quiso y le quiere todavía,

                                                                                                                                     J.A.G,

 

                                               ¿Qué hará con la memoria

                                   de esta noche tan clara

                                   cuando todo termine?

                                  

                                   ¿Qué hacer si cae la sed

                                   sabiendo que está lejos

                                   la fuente en que bebía?

 

                                   ¿Qué hará de este deseo

                                   de terminar mil veces

                                   por volver a encontrarle?

 

                                   ¿Qué hacer cuando un mal aire

                                   de tristeza la envuelva

                                   igual que un maleficio?

 

                                   ¿Qué hará bajo el otoño

                                   si el aire huele a humo

                                   y a  pólvora y a besos?

 

                                   ¿Qué hacer? ¿Qué hará? Preguntas

                                   a un azar que ya tiene

                                   las suertes repartidas.

                                                           José Agustín Goytisolo

 

 

SAN GABRIEL CELAYA

 

                                               "Yo no sé, nunca sabré

                                                               Dónde empieza la batalla,

                                                               Dónde acaba el no se qué"

                                                                                                 (Gabriel Celaya)

 

¡Cómo nos mueren Gabriel, Santo y pobre Gabriel!

Sin encomendarnos a Dios, sin que nos canten

cenicientas plegarias destinadas a los mármoles

y sin que en las ventanas y en las azoteas

ondeen pabellones con nuestra marca heràldica.

 

Arrugados como hongos extraidos de la mar

y envueltos en los harapos supervivientes

de la ilustre pobreza de los ángeles

y de las cortezas de la poesía.

 

(Esa mala madre

que asiste indiferente a nuestra muerte

y se entrega al galán carmesí

con la lujuria de la virgen abandonada.)

 

¡Ay, Gabriel, Gabriel Celaya, tan intenso

cuando vestido de hierro acometías

con grandes y sonoros versículos

a los ejércitos cervantinos y reclamabas

un puesto a la diestra de Dios Padre. Era hermosa

tu figura lanceadora y bella tu voz de soga al cuello.

 

Mas ocultos en las asesinas arboledas

te esperaban los delicados infantes

de la siringa, para que tu palabra

se convirtiera en pasto de melodías.

 

Y fue el silencio, Gabriel, el silencio rendido

del que se duele del alma partida y repartida.

 

Y acabaste muriéndote de trsiteza,

                              ¡Qué muerte

para quien fue clarín de la alegría y la esperanza!

¡Cómo nos mueren, Gabriel, Santo y triste Gabriel,

por los siglos de los siglos!

                                                           Victoriano Crémer

 

 

GABRIEL CELAYA

 

Claro de luz,

lucía en su mirada

el reflejo del mar.

Era de risa fácil

brotando de lo hondo,

como si algo vital se desbordase.

Y un "no sé qué" infantil, incontenible,

a veces afloraba

en su trato común.

Quiso ser lo que fue:

un hombre solidario

que derramó en poemas su aventura.

Y hoy, que ya no está,

es su recuerdo

una hermosa inscripción:

Nada es el mar, hermanos,

sin hombre que lo nade.

                                   Lauro Olmo

 

Mentre duri l'any, hi viurà el record de Celaya: en una propera ocasió el dels seus companys bascos.

 

 

 

 

 

 



Més articles



Segueix-nos

Comparteix

Tw
Fb
G+

Tradueix



Les coses són senceres allò que aparenten, i darrera d'elles... no hi ha res.

Jean-Paul Sartre

realitat*

donar a l'esperança fonament científic


edita

Comunistes de Catalunya

Comunistes de Catalunya