realitat

TOMÁS BORGE: "CAMINAMOS HASTA EL ABURRIMIENTO..."

MIQUEL ÀNGEL SÒRIA

 

Ara fa 32 anys, a Managua, a les 11 h del dia 20 de juliol de 1979, van arribant els comandants del FSLN. Els de més edat, Tomàs Borge –ex GPP(Guerra Popular Prolongada)- i Víctor Tirado López –ex Tercerista (o Insurreccional)- s'abracen i agafats del braç pugen, per donar exemple, a la part davantera d'un camió. Amb ells es troba Carlos Núñez –ex Proletario-. És simbòlica la reunió de les tres fraccions en que l'any 1976 s'havia dividit el Front Sandinista d'Alliberament Nacional. Només feia 4 mesos que s'havien reunificat.

Darrera quedaven els duríssims anys de lluita guerrillera i una munió de màrtirs que l'alegria de la victòria no pot fer oblidar. El primer de tots, Carlos Fonseca Amador, fundador del Front amb Tomàs Borge, i al que Carlos Mejía Godoy canta:

 

Comandante Carlos, Carlos Fonseca,

tayacán vencedor de la muerte,

novio de la patria rojinegra

Nicaragua entera te grita:


¡presente!

 

 

CARLOS FONSECA HABLA DE RUBEN DARÍO

 

Nunca han sido sus versos más hermosos

Que recitados por la boca trémula

De esta muchacha herida, princesa de verdad

Bajo el nicaragüense sol de encendidos oros.

Para ella, de regreso del combate,

Esos versos son tambén su alimento:

            ella defiende

La belleza de esas palabras populares

Como defiende la justicia, esta tierra en

            que nació,

Arriesgando su pecho casi de adolescente

Frente a la bàrbara metralla. Tiene en su mochila

Un libro de Rubén, una foto de Sandino con el

            sombrero alón,

una carta triste y esperanzada de su madre

y el puñado de jazmines que le dio su novio.

Esos versos son nuestro orgullo y nuestro lujo,

Un lujo de los pobres, como las montañas y

            los atardeceres,

Pero creo que nunca han sido tan bellos

Que en la boca de esta combatiente herida.

Ya yo no los escucho: he muerto en la batalla.

Ahora estoy donde están Darío y Sandino:

            soy nadie, soy todos,

Sin embargo sé que la victoria es inminente,

Y sé que ella, nacida como un niño entre el dolor

            y la sangre,

Nacida como un niño del amor,

Vendrá recitando esos versos de un

            muchachito nicaragüense

Que se hizo hombre y famoso, y no olvidó jamás

La tierra de volcanes, de penas y de luchas.

Donde reposa como un padre en el corazón

            de su pueblo.

                        Roberto Fernández Retamar ( La Habana, 18.6.79)

 

Entre els religiosos compromesos amb la lluita revolucionària, potser el més famós és Ernesto Cardenal, però els sandinistes sempre tenen un record per el sacerdot i poeta asturià Gaspar García Laviana, mort al setembre de 1978.

                       

                        (...)

                        Cuando ganemos la guerra,

                        no vengáis compungidos a mi tumba

                        con rosas y claveles

                        rojos, como mi sangre derramada.

 

                        Os juro que me levantaré

                        y os azotaré con ellos.

 

                        Sólo admitiré violetas

                        como ni carne macerada,

                        como el dolor de mi madre,

                        como el hambre campesina

                        de mi América Latina.

                                               Cuando muera

 

Todo verdad en los ojos guerrilleros,

todo verdad, amigo, aunque te pese,

aunque digas que la verdad es el orden

sacratísimo de tus antepasados.

 

La verdad guerrillera está en los mártires

ejecutados a diario en la montaña

por americanos de mirada azul

mentirosa como la de sus abuelos.

 

La mirada azul que sólo mira el blanco

de la piel, sajón, y rubio de cabello

conlleva la guerra de la piel morena.

 

Necesitamos el fruto de la paz

que germina en la guerra guerrillera

y florece de igualdad y de justicia.

                                               La guerrilla

 

Leonel Rugama quasi no va tenir temps d'escriure ja que moria als 20 anys. José Coronel Urtecho –principal intel·lectual nicaragüenc- escriu: "Porque donde debe de tener más impacto la revolución, desde luego, es en nosotros. Quien no se entregue a la revolución es porque está loco o petrificado en su pasado, es fósil. En Nicaragua o se es fósil o se es revolucionario (...) Leonel Rugama es entonces uno de los símbolos de las realidades más profundas de la revolución. Como Sandino o Carlos Fonseca o cada uno de nuestros héroes (...) Joven tremendo tan tremendo que se murió de tremendo".

 

 

A los héroes sandinistas:

Julio Buitrago Urroz

Alesio Blandón Juárez

Marco Antonio Rivera Berrios

Aníbal Castrillo Palma

 

 

Yo vi los huecos que la tanqueta Sherman

            abrió en la casa del barrio Frixione.

                        y después fui a ver más huecos

                        en otra casa por Santo Domingo.

Y donde no habí huecos de Sherman

            había huecos de Garand

                        o de Madzen

                                   o de Browning

o quién sabe de qué.

Las casas quedaron llenas de humo

            y después de dos horas

                        Genie sin megáfono gritaba

                        que se rindieran.

Y antes hacía como dos horas

y antes hacía como cuatro horas

y hacía como una hora

gritaba

            y gritaba

                        y grita.

Que se rindieran.

Mientras la tanqueta

            y las órdenes.

Las Browning

            las Mazden

                        las M-3

                                   los M-1

y las carretas

las granadas

            las bombas lacrimógenas...

y los temblores de los guardias.

 

NUNCA CONTESTÓ NADIE

Porque los héroes nunca dijeron

                                   que morían por la patria,

sino que murieron.

 

                        Leonel Rugama, Las casas quedaron llenas de humo (1969)

 

 

La revolució va convèncer, com és el cas d'Ernesto Gutiérrez, gent d'ideologia originàriament totalment oposada.

 

 

Mi país es tan pequeño

 

 

 

que 2 000 guardias sostienen el gobierno.

 

Mi país es tan pequeño

que la vida privada

tiene que ser a favor

o en contra del gobierno.

 

Mi país es tan pequeño

que el señor presidente

arregla personalmente

hasta los pleitos callejeros.

 

Mi país es tan pequeño

que con los rifles de la guardia

cualquier imbécil lo gobierna.

                        Ernesto Gutiérrez (1960)

 

Des de tot el món també se'ls hi va retre homenatge. El poemes del comunista Carlos Álvarez i de l'argentina Etelvina Astrada en són una mostra.

 

 

REDADA Y ALIJO

                     DE YANQUIS Y SUS MERCANCÍAS

                                    EN NICARAGUA

 

                                                           "La policía les ocupó..."

                                                                     (de los periódicos)

 

Detenido el general

Se le ha incautado un ejército;

 

al registrársele, un banco

tenía oculto un banquero;

 

un crematorio infinito

se le halló al obispo preso,

 

y al magistrado una cárcel

se le encontró en el cacheo.

 

Capturado el presidente:

se le ocupó su Gobierno.

                                               Carlos Álvarez

 

I a la fi...

 

Y SE HIZO LA LUZ

 

Desde el alba preliminar del Caribe,

preludio del salto mortal e inmortal de América

ha comenzado a clarear,

a sumarse la luz,

luz de luz

y porque es tiempo de amanecer

en Nicaragua

de cuerpo entero se hizo la luz.

 

Por los aires iba huyendo

el Somoza,

el muy cobarde.

Por los aires

bien tronado el Somoza.

Por los aires iba huyendo

con los Cobres, los Tigres,

los comandantes Sangre, los tenientes Muerte,

los "guarditas",

(obsequio de graduación de la academia Militar West

Point para el susodicho cadetucho alias anastasio II)

 

Por los aires iba huyendo,

el desorejado desuellacara

que no perdía el tiempo

con su pasatiempo en los túneles del búnker

arrojando los cuerpos subversivos

a la fosa de los leones y de las serpientes.

 

Por los aires iba huyendo

el rufián

con su botín personal de 500 millones de dólares.

Son los monopolios del cemento,             de los tejidos

de los alimentos, de los barcos, de los aviones,

de los papeles, de las tierras, de los cultivos,

de los poderes, de las matanzas, de la tortura,

del terror, de los terremotos, del plasma sanguíneo.

 

Por los aires iba huyendo

con vivos y muertos,

muy en familia

el junta-cadáveres

con sus pútridas reliquias de

Anastasio Somoza I,

fundador de la dinastía del terror,

asesino de Augusto César Sandino

y el delfín don Luis hermano primigenio

bien muerto por manos justicieras.

La hedentina tambiés es herencia legítima

y por eso la aspira exclusivamente

las narices de Tachito I,

la taikka, la tacha,

el tachero tachoso

que de un tachón lo borraron de América

 

Por los aires iba huyendo

el Herodes de Nicaragua

que ordenó fusilar a los niños

para que no se pasaran a la guerrilla liberadora.

 

Por los aires,

huyó por fin esta raza emputecida de tiranos,

¡Ay! de este hijo de puta

líbranos señor

pedían los oprimidos

y la tierra de Somoza

será a partir de ahora la tierra de los campesinos

dijo Sergio Ramírez,

nuestra revolución es generosa

no ha tenido necesidad de paredonear a nadie,

a los presos en las cárceles los humanizaremos

queremos cambiarlos de bestias en hombres

dijo el pueblo,

he puesto al servicio de la Revolución mi sacerdocio y mi poesía

dijo Ernesto Cardenal,

ser generosos con ellos será nuestra mejor venganza

dijo Tomás Borge,

luchamos para echar a los perros de Somoza

dijeron los niños,

ahora viviremos como hermanos no como explotados

dijo el cura-canciller Miguel D'Escoto

y el pueblo cantaba la misa campesina

mientras el Santo Domingo de Guzmán

patrono de Managua

y los patriotas sandinistas

custodiaban a la revolución.

Todos recordaron a sus muertos:

Carlos Fonseca Amador, Leonel Rugama, Óscar Turcios,

Gaspar García Laviana, Claudia Chamorro,

Silvio Mayorga, Danilo Rosales, Hugo Medina,

Roberto Amaya, David Tejada, Julio Buitrago,

Luisa Amanda Espinosa, Igor Ubeda

y tantos nombres más.

Estalló la simiente arrojada a puños llenos

por el general de hombres libres

Augusto César Sandino.

 

                                                                       Etelvina Astrada

 
 

 

 

 

 

 

 



Més articles



Segueix-nos

Comparteix

Tw
Fb
G+

Tradueix



Les coses són senceres allò que aparenten, i darrera d'elles... no hi ha res.

Jean-Paul Sartre

realitat*

donar a l'esperança fonament científic


edita

Comunistes de Catalunya

Comunistes de Catalunya