les arrels

les arrels

La columna d'en Miquel Àngel Soria


Articles

un poeta gallec

divendres, de gener 17, 2020

Durant l’època de la poesia social, llegíem molts poetes en llengua castellana, alguns catalans i menys en gallec o bascos traduïts ─Celso Emilio Ferreiro, Manuel María o Gabriel Aresti─. A finals d’octubre de 1999, als obituaris de La Vanguardia em trobo una sorpresa: havia mort un poeta gallec, Uxío Novoneyra, del que no tenia cap coneixement de la seva existència. 


Immediatament localitzo obres publicades l’any 1991 i referències a obres més antigues i, algunes, molt compromeses ─Vietnam-Canto (un fragment)─.

un
morto
dous mortos
tres / trinta mortos
trescentos / tres mil mortos
OFENSIVA DO TEIT 22000 / 100000 mortos
tódalas os que se volven ceros 00000000000000000000000
baixo de cada un 10 / 100 / 1000 / 10000 mortos á maquina
difuntiños que a noite acolle entre cañas baixo o torbón do
[monzón
na lua do TEIT

dá vergonza vivir
dá vergonza estar vivo e ver a PRIMAVERA

cándo remata un pobo?
un pobo nace sempre
no remata nunca nuncanuncanuncanuncanuncanuncanunca
Ara, que el 9 de gener hauria fet 90 anys, el segueixo recordant i, com un acte reflex, també se’m fan presents els paisatges de la serra do Courel a Lugo, que ell va mitificar a Os Eidos (1955).

                     “Chove pra que eu soñe...”
Cal algun altre vers?

VAI polo monte o camiño                
outeando como un louco
polos caborcos do val
i as poxas do taramouco.

Cruza solo a terra toda
sin levar outra companya
que a gran presencia do ceo
sobre o silencio da braña.

Eu non sein pra onde vai
méntral’o quedo mirando.
Sólo sein que eilí se compre
o soño que estou soñando...

                                                                            CAUEN les fulles...
                                                                                                              Sento una cosa
                                                                             que se’m  posa a sobre i no em toca...

Uxío Novoneyra, que també va escriure alguna cosa en castellà ─fins que es va adonar de que la llengua es perd quan els que la coneixen no la utilitzen─ , és autor d’una obra curta, ja que més que escriure de nou es dedica a reescriure, a tornar sobre el que ja ha escrit, amb un esperit perfeccionista. D’aquí que el mateix tema aparegui a molts poemes: la pluja, la neu, les roques, els somnis...

CHOVE pausiño pras sombras
chove pra baixo e pra riba.
O aire de soño en soño
a auga pinga que pinga...

Ven a noite polos eidos...
Vaise a tarde que nin xeme
decindo adeus con un xeito
que non sein nin se me esquece.




CHOVE maina e calada.
Veinse os fius da auga
contra as bandas das penas...
En souto e devesas
as pingoadas esbaran e baixan
petando de folla en folla.
Por veces
co vento a ruixidoira
medra i esvece
en ondas que ún alonga...

Agora
eu son sólo pra choiva.

+

TRENTA ANYS SENSE GIL DE BIEDMA

dijous, de gener 02, 2020

El 8 de gener farà ja 30 anys que ens va deixar Jaime Gil de Biedma i encara que  aquests números rodons tenen quelcom d’especial a l’hora dels records, no eviten que cada any s’activi la memòria.
Repasso la seva poesia i recordo els seus Poemas póstumos (1968). D’ells és difícil evitar no recordar aquest que us deixo en les veus de Gonzalo de Castro i Miguel Poveda.


No puc deixar passar, al recordar-lo aquest any, el Prefacio a Compañeros de viaje (1959) que trobem  a Las personas del verbo, editat per Barral el setembre de l’any 1975.



   “Ser escritor lento sin duda que tiene sus inconvenientes. Y no sólo porque contraría esa legítima impaciencia humana por dar remate a cualquier empresa antes que del todo olvidemos el afán y las ilusiones que en ella pusimos, sino también porque imposibilita, o al menos dificulta, la composición de cierto género de obras, de aquellas concebidas en torno a una primera intuición a la que el escritor tozudamente supedita el mundo de sus solicitudes diarias; semejante sacrificio resulta soportable por una temporada más o menos larga, pero habitualmente más corta que la que a nosotros, los escritores lentos, nos toma el escribir un número de versos suficiente. Puestos a escoger entre nuestras concepciones poéticas i la fidelidad a la propia experiencia, finalmente optamos por esta última. Nuestra actividad viene así a emparejarse con la vida misma ─algo como un océano o como un tapiz a cada instante tejido y destejido, siempre vuelto a empezar─, y nuestros libros parece que naturalmente se conformen según esa lógica heraclitana, de que hablaba Juan de Mairena, en la que las conclusiones no resultando del todo congruentes con las premisas, pues en el momento de producirse aquellas ha caducado ya en parte el valor de éstas.
   Pero la lentitud también tiene sus ventajas. En la creación poética, como en todos los procesos de transformación natural, el tiempo es un factor que modifica a los demás. Bueno o malo, por el mero hecho de haber sido escrito despacio, un libro lleva dentro de sí tiempo de la vida de su autor. El mismo incesante tejer y destejer, los mismos bruscos abandonos y contradicciones revelan, considerados a largo plazo, algún viso de sentido, y la entera serie de poemas una cierta coherencia dialéctica. Muy pobre hombre ha de ser uno si no deja en su obra ─casi sin darse cuenta─ algo de la unidad e interior necesidad de su propio vivir. Al fin y al cabo, un libro de poemas no viene a ser otra cosa que la historia del hombre que es su autor,pero elevada a un nivel de significación en que la vida de uno es ya la vida de todos los hombres, o por lo menos ─atendidas las inevitables limitaciones objetivas de cada experiencia individual─ de unos cuantos entre ellos.
Si mi lentitud en el trabajo ha servido para conferir a este libro esa mínima virtud creo que podré estar satisfecho.”

Havia començat recordant els Poemas póstumos, doncs acabaré amb els mateixos.

HIMNO A LA JUVENTUD
Heu? quantum per se candida forma valet!
                                    PROPERCIO, II, 29,30

A qué vienes ahora,
juventud,
encanto descarado de la vida?
Qué te trae a la playa?
Estábamos tranquilos los mayores
y tú vienes a herirnos, reviviendo
los más temibles sueños imposibles,
tú vienes para hurgarnos las imaginaciones.

De las ondas surgida,
toda brillos, fulgor, sensación pura
y ondulaciones de animal latente,
hacia la orilla avanzas
con sonrosados pechos diminutos,
con nalgas maliciosas lo mismo que sonrisas,
oh diosa esbelta de tobillos gruesos,
y con la insinuación
(tan propiamente tuya)
del vientre dando paso al nacimiento
de los muslos: belleza delicada,
precisa e indecisa,
donde posar la frente derramando lágrimas.

Y te vemos llegar: figuración
de un fabuloso espacio ribereño
con toros, caracolas y delfines,
sobre la arena blanda, entre la mar y el cielo,
aún trémula de gotas,
deslumbrada de sol y sonriendo.

Nos anuncias el reino de la vida,
el sueño de otra vida, más intensa y más libre,
sin deseo enconado como un remordimiento
─sin deseo de ti, sofisticada
bestezuela infantil, en quien coinciden
la directa belleza de la starlet
y la graciosa timidez del príncipe.

Aunque de pronto frunzas
la frente que atormenta un pensamiento
conmovedor y obtuso,
y volviendo hacia el mar tu rostro donde brilla
entre mojadas mechas rubias
la expresión melancólica de Antínoos,
oh bella indiferente,
por la playa camines como si no supieses
que te siguen los hombros* (sic) y los perros,
los dioses y los ángeles
y los arcángeles,
los tronos, las abominacioes...

*Hauria de ser hombres



DE VITA BEATA

En un viejo país ineficiente,
algo así como España entre dos guerras
civiles, en un pueblo junto al mar,
poseer una casa y poca hacienda
y memoria ninguna. No leer,
no sufrir, no escribir, no pagar cuentas,
y vivir como un noble arruinado
entre las ruinas de mi inteligencia.







+

CARLOS ÁLVAREZ, un poeta vivo

dijous, de desembre 19, 2019

Sovint oblidem els poetes que, sent encara vius, han deixat de tenir presència en les nostres lectures. Això passa amb Carlos Álvarez, que el 27 de desembre farà 86 anys.

Andrés Sorel, mort el gener passat, escrivia al pròleg dels Versos de un tiempo sombrío, Zero, 1976:
   “No medimos los versos de Carlos Álvarez, él, que escribía desde un tiempo sombrío en el que todos fuimos, de alguna forma, y más que él, desde luego, cómplices. No se puede estar, ni entonces ni ahora, en medio del camino. A la hora de escribir, vivir, sólo hay un tema: la libertad.”
Aquesta llibertat que el poeta no té a l’hora d’escriure., però que reclama per aquells, una majoria, que no la gaudeixen.
Li pregunten: Com encaixes aquest nou llibre en la teva producció poètica? I respon: “...es un producto del azar. (...) En este caso concreto, el azar es más fácilmente identificable. Una serie de hechos ─el Consejo de Guerra contra Garmendia y Otaegui; la decisión de un buen puñado de presos políticos, yo entre ellos, de declararnos en huelga de hambre para manifestar nuestra protesta de una manera eficaz y que trascendiera, cosa que apenas conseguimos, dicho sea de paso; la del Director de la Cárcel de incomunicarnos en celdas de castigo como respuesta a nuestro ayuno voluntario, más otros acontecimientos igualmente siniestros que me mantuvieron en régimen de incomunicación durante setenta días─ me situaron en la “necesidad” de salvar de alguna manera, mentalmente, aquel tremendo período...”


DESDE CARABANCHEL

                                               A José Luis Gallego
   Te cuento con tu estilo en un soneto
que estoy en huelga de hambre y en la cárcel.
Ya sabes lo que es eso, que la cárcel
la conociste bien. (Como el soneto.)

  Ya sé que no podré con un soneto
derribar las murallas de la cárcel.
Mas queda la interior, y de esa cárcel
sí salta sus cerrojos mi soneto.

  Todo sigue lo mismo que tú sabes:
el mármol que al sepulcro te sujeta,
el vacío de amor por compañero...

  Pero igual que yo mismo tú lo sabes:
se hundirá el pedregal que me sujeta,
y   volveré a la vida, compañero.

Crec que és important. Al mateix Versos de un tiempo sombrío, li dedica a Eduardo Saborido ─un del 1001─:

TEORIA DE ANDALUCÍA

Me dices que he perdido la raíces
y eso es cierto;
que no se asoman nunca a las imágenes
seriamente angustiadas de mi verso
ni el cielo azul, ni el blanco de las casas
ni ese negro
de la vieja sentada ante la puerta
de las callejas tristes de mi pueblo.
Me reprochas
que no he puesto el sentir de Andalucía
en los adentros
de mi busca incesante, en los latidos
mejores de mi pecho.
Y tal vez sea verdad. Pero no pienses
que su dolor no advierto
cuando en el mapa herido de esta patria
mis manos pongo como pone un ciego
buscando lazarillo,
ni confundo del Sur su aroma denso
con el perfume falso
con el que identificarlo pretendieron.
No es eso, hermano: cuando yo en la noche
de Andalucía pienso,
no me vienen rasgueos de guitarra
ni un patio de azulejos,
porque también es noche, y andaluza,
la mutilada espera y el silencio
─y el sollozo─
de tu mujer, los ojos en el techo;
la orfandad momentánea de tus hijos;
la mía si remedio
cuando en el gris más gris de la madrugada
los fusiles un árbol abatieron.
Y pues de nuestros árboles hablamos,
no lo conozco yo más pensativo,
nervioso ni colérico,
que ese olivo común de nuestras lomas
retorcido de tanto sufrimiento.
¿Cómo, pues, renegar de Andalucía?
No es eso, compañero.
Pero el azar no quiso
que yo anclara mi barca en aquel puerto,
ni tal vez en los otros... que el poeta
suele ser un hijastro del destierro;
ni en mi andadura humana
tropecé hasta el calor de este momento
con el aire
y el pan de los amigos de aquel cielo
luminoso y profundo, cuyo aroma,
Eduardo,
me recuerdas que es el mío: que es el nuestrro.

                                                               abril de 1974


   

“La poesía reunida de Carlos Álvarez es un modo de conocer la verdad de un hombre que decidió callar hace tiempo, distanciarse del ruido de la calle, pero que tiene en la escritura la última brasa de su compromiso. El fuego primero de su cansada libertad”.


+

KURT TUCHOLSKY. Editorial Txalaparta.

diumenge, de desembre 08, 2019



Acabo de llegir APOLOGÍA. Memorias de un editor rojo-separatista. L’autor és Jose Mari Esparza Zabalegui i l’editorial, Txalaparta. Sí, aquella editorial que va tenir problemes en la seva distribució perquè: ¿Sabías que una importante distribuidora, dependiente del Estado, no quería distribuir nuestros libros al inicio de nuestra andadura porquè creía que nuestro anagrama eran fusiles? Hubo que explicarles lo que era una Txalaparta.

 
No em penedeixo gens d’haver estat subscriptor de l’editorial des de ...ja he perdut el compte dels anys. He tingut accés a uns llibres que, a les llibreries a l’ús, no hagués conegut. I segueixo gaudint de les eleccions.
Ve tot això perquè fa uns mesos vaig rebre un llibre que havia estat editat per primer cop a Berlín, l’any 1927. L’autor era un tal Kurt Tucholsky i el títol Un libro pirenaico. Només li faltava, per acabar de despertar tot l’interés, una portada d’època.




 La curiositat, que no havia apaivagat la lectura de la contraportada ─Kurt Tucholsky, (Berlín, 1890-Gothemburg, 1935), escritor y periodista, hombre de izquierdas, inconformista y antimilitarista. Su obra fue quemada por los nazis─, em va empènyer a saber més del personatge. Així vaig descobrir la seva vesant  poètica:

EUROPA

Al Rin fan un vi abocat...
però a Anglaterra no pot ser exportat...
Buy British!
A Viena hi ha magnífics pastissos i tortells,
però Suècia els hi ha tancat ses portes.
Köp svenska varor!
A Itàlia es fan malbé les taronges...
¡L’agricultura alemanya augmenta ses guanys!
¡Alemanys, compreu llimones alemanyes!
I a cada espai d’un quilòmetre quadrat
un somni de nacionalitat ha quallat.
I suau xiuxiueja el vent entre els arbres...
Els espais no són més que il·lusions.
Aquí està Europa. Son aspecte exterior?
El d’un manicomi multicolor.
Per a batre el rècord treballen a cada nació.
Exportació! Exportació!
Els altres! Que comprin els altres!
Els altres s’han de beure els bons vins!
Els altres han de noliejar els vaixells!
Els altres han de consumir el carbó!
Nosaltres?
Duana, llicència d’importació, línia divisòria:
No deixem entrar ni la cosa més irrisòria.
Nosaltres no. Nosaltres tenim un ideal:
passem gana. Però pensem en nacional.
Himnes i banderes en qualsevol lloc.
Europa? Europa ja pot rebentar!
Y encara que la fallida amenaci
la nació és el més important!
De les persones es pot prescindir.
Anglaterra, Polònia, Itàlia han de persistir!
L’Estat ens devora. Un fantasma. Una noció.
L’Estat exerceix una gran seducció.
És quelcom que s’eleva fins el cel...
L’Església podria copiar el model.
Tots devem comprar. Ningú no pot comprar.
Les pires nacionalistes comencen a fumejar.
Flamegen focs nacionalistes rituals.
El sentit de la vida són els aranzels!
Que el cel sigui el síndic de nostra fallida!
Els temps moderns ballen al so de l’Edat Mitjana.
La nació és el vuitè sacrament1
Que Deu beneeixi aquest continent!

Torno a Un libro pirenaico, després d’aquesta llarga digressió. Després de passar pel país Basco-francès arriba a Lourdes: Oh!, Lourdes!... “Sí fos la pau mundial la que es reclama entre càntics i resplendor de torxes! Si fos una exclusiva protesta de ràbia contra els assassinats en massa de l’Estat, aixecada per mares, vídues, orfes..., aleshores, probablement, hauria plorat com un nen. Perquè, en aquest cas, la quantitat no condiciona la qualitat”
Es deté molt de temps a Lourdes per desmuntar tota una història muntada en la credibilitat de les persones, en la superxeria d’una religió que viu del conte
Ja només per la llarga dedicació als “miracles” de Lourdes, val la pena llegir el llibre.
“Lourdes es un fenómeno de sugestión de masas”.

Kurt visita valls i comprova encara el que va ser la seva vida passada: “Les divergències entre valls augmenten com a conseqüència dels diferents estatus polítics que han posseït. Molts d’ells han tingut, amb anterioritat, un caràcter franc i lliure. Ja durant el segle XIV van tenir la seva pròpia càmera de representació popular, d’altres varen ser regits de manera feudal, i tots ells vetllaven amb recel per la conservació dels seus fonaments federals”.


Tanco el llibre mentre segueixo amb la necessitat de tenir-lo a mà. A punt de consultar qualsevol etapa del viatge, dels diferents estats d’ànim provocats pel paisatge ric en imatges i marxo amb Tucholsky fins a París, al

Parc Monceau
Aquí se está bien. Puedo soñar tranquilo.
Aquí soy un hombre… y no sólo un paisano.
Aquí puedo ir por la izquierda. Bajo el verde tilo
no hay carteles: está prohibido.
Una pelota grande está en el césped.
Un pájaro picotea una hoja tierna.
Un niño pequeño se mete el dedo en la nariz
y se alegra si encuentra algo.
Cuatro americanas comprueban
si Cook tenía razón y aquí hay árboles.
París por fuera y París por dentro:
no ven nada y deben verlo todo.
Los niños alborotan por las piedras de colores.
El sol luce y resplandece sobre una casa.
Estoy sentado en silencio y dejo que me acaricie
y descanso de mi patria.

Quan vaig escriure l’article estava lluny d’imaginar que uns mesos després viatjaria a Berlín i un dels objectius seria anar a dinar al Restauration Tucholsky, al barri d’Scheunenviertel ─decorat com un homenatge al escriptor i periodista actiu durant la República de Weimar─ però el temps van canviant i ja havia tancat.
Ara, darrerament, Txalaparta ha seguit amb les seves i m’ha enviat el llibre de Sabino Cuadra Lasarte ¡No os importe matar! Sanfermines 1978: Crimen de Estado. El passat 29 de novembre va venir el mateix autor, acompanyat per Joan Tardà, a fer la presentació a l’Eukal Etxea. Dues hores de xerrada que es van fer curtes.


Ah! Important. Els drets d’autor van destinats íntegrament a la querella contra Rodolfo Martín Villa, personatge important en l’història negra recent.

+

VULL PARLAR DE FIDEL

dijous, de novembre 21, 2019


Des del 2016 (divendres, 25 de novembre), cada any aquest dia, el meu pensament viatja a La Habana i reviu el que, en persona, va fer aquell i els dies que van seguir a la mort de Fidel Castro Ruz. Mentre, en aquest vol somiat, aprofito per rellegir la premsa cubana d’aquells dies i altres articles que li van dedicar aquí a Europa.
Jean Ortiz “Sempre un puny aixecat i una mà estesa” escriu a L’Humanité: “Ploro. Per a mesurar la dimensió d’un personatge, cal contextualitzar-lo. Cuba és una petita illa; no és pas un tros de l’ex imperi soviètic que s’entesta a sobreviure sota els tròpics. (...) Fidel és l’alliberador, l’emancipador, el federador, ell ha permès l’afirmació d’una nació. El castrisme neix d’una reivindicació d’independència nacional; la Revolució ha estat el fruit d’una història nacional. Fidel ha d’alguna manera, inventat Cuba.”  


A Juventud Rebelde (dissabte, 26 de novembre de 2016) a la pàgina 3 trobem al repentista ─ara director de El caimán barbudo─ Yoerky Sánchez Cuellar

                                   Y sigues tu largo viaje...

                        1.
Ha muerto Fidel. ¿Qué escribo?
Me dicen que el Jefe ha muerto,
que no es un rumor, que es cierto...
pero yo no lo concibo.
Me dicen que no está vivo,
me informan de su partida;
pero no es verdad la ida
cuando se queda un sostén,
cuando se ha cumplido bien
con la obra de la vida.
2.
Qué soñador no te abraza
si soñar en ti fue innato.
¿Quién no guarda tu retrato
en un lugar de la casa?
¡Cuánto valor y coraza!
¡Cuánta ética vibrante!
¡Cuánta pasión, cuánta lucha!
Y solo un grito se escucha:
Hasta siempre, Comandante.
3.
Prefiero pensar, Fidel,
que sigues tu largo viaje
con el verdeolivo traje
como el mismo día aquel
que con una tropa fiel
desafiando la corriente
impulsaste el Granma al frente...
                        i al escuchar a Raúl,
sé que en otro mar azul
navegas eternamente.

I a tota la darrera pàgina, amb una gran foto d’Elliott Ewitt, Enrique Milanés León escriu el seu

Retrato amado

Se busca un hombre, va amado y no está solo, dispuesto a dar batalla.
Miremos bien: es el discípulo antorcha que con el puño alumbra, pasado un ventenario y en camino de otro, la andadura serena de su Apóstol tan nuestro.
Un jefe que empezó en el Moncada a liberar el país con balas que a la larga se convirtieron en lápices para escribir el bien.
Tiene estampa de yate y aprendió muy temprano a traspasar con otros las encrespadas olas de la Historia que hacemos.
Sus dedos parecen picos de una Sierra que oscila entre sus manos coronadas de nubes. Cuando va de pelea,
Los adversarios tiemblan: porta en la diestra un poderoso índice que barre las mentiras y ha marcado la altura de nuestra dignidad.
Ahí reside, en la raíz de Cuba, el hombre cuartilla, farol en sí mismo, que asumió que llegar a la Z era solo el comienzo de lo que todos los suyos debíamos saber.
El país está lleno de su imagen: soldado de innata mira telescópica ─que a la inversa de lo que suele creerse─ le dio puntería a su fusil. Mil batallas después, es aún el terror de mercenarios.
No es otro que el que llegó y mandó a parar lo que había que parar.
Y lo mantuvo a raya.
El que nos devolvió una Isla de la que apenas nos quedaban cayos.
El que chapeó con leyes y con actos la mala hierba de los terratenientes y le entregó la tierra a los campesinos.
Con él se juntaron otra vez industrias e ingenio popular y los “míster” tuvieron ─como en los muñequitos─ que llevarse el central para su casa.
Es la aguja que, con punto mambí, teje la unidad y hace irrompible un lienzo de plena cubanía. Y en el ovillo patriótico ha resultado hilo, mitad de barba recia, mitad de caguairán.
El paladín que, guiando a su Patria, llegó hasta la humanidad y conquistó en ella, a fuerza de una oratoria de ejemplo, un sitio para los pobres del mundo.
Para celebrarlo y celebrarnos, se busca al hombre ciclón que jamás temió a los temporales, al torbellino de bien que gira en esta tierra a una sola, una misma Revolución por un minuto ─que ya dura, de Céspedes a él, 148 años─, siempre a favor de las manecillas de los humildes.
Se sigue al líder árbol, al tronco de 90 nudos que orbitan el agosto del año 1926.
Hay alta recompensa: quien le ve, quien le escucha, aprecia los anclajes de esta isla inmune a los vaicenes. Quien va a su lado halla un camino seguro al mejor horizonte con una brújula llamada simplemente Fidel.
                                                                       Publicado en JR el 13 de agosto de 2016.



El 27 de desembre del 1933 va néixer el gran poeta comunista Carlos Álvarez ─al que li dedicaré la meva atenció─. Ho dic perquè ─al poc del triomf de la Revolució─li va enviar aquest

MENSAJE A FIDEL CASTRO

FUE UN DÍA como todos.
El sol quizá más fuerte. Acaso el viento
quiso más libertad. Acaso fuera
más fraternal el beso de las playas,
mayor la reciedumbre de los hombres,
y acaso fue también menos esclavo
de la rima el impulso
que renació en el pecho de los ríos.
Las gaviotas supieron sin embargo,
cuando en la noche se durmió el silencio
adormecido
por el canto sin voz de la metralla,
que al otro lado
del fuego y de la muerte, tras la puerta
todavía cerrada del invierno,
se encontraban el trigo y la manzana,
la canción y la lluvia,
la paz de los hermanos, el mañana
cargado de promesas:
cuarteles convertidos en escuelas,
burdeles en talleres,
barrizales en tierra desbordada
fecunda de aire libre, labrantíos
donde creció la zarza y la injusticia,
un faro
que alumbrara las costas del Caribe
en medio de la noche americana.
Martí también lo supo: en cada frase
con que sembró de Cuba
la tierra removida, el pecho al aire,
en cada frase estaban
─futuro hecho presente─
tu palabra y tu esfuerzo, Fidel Castro:
la métrica y el canto en que rimaste
la voluntad de Cuba y la conciencia
y el despertar de Cuba.
No todo fue risueño sin embargo:
en Wall Street no fue bien recibida
la brisa de la sierra
que forjó el huracán de las Antillas;
la paz del Vaticano
se quebró de improviso, y el teléfono
anunció a los mercados de valores
de América y Europa
que quizá las acciones de la I.C.S.A.
bajaran dos enteros; las plegarias
besaron las baldosas de los templos,
y el Papa se mostró muy preocupado
por el Reino de Dios sobre la Tierra,
y, sin embargo,
Jesús de Nazaret el carpintero
se echó el fusil al hombro,
y fue a Sierra Maestra con los tuyos
para poner su brazo y su martillo
al servicio de Cuba, de la tierra,
del amor y del hombre renacidos...
para afianzar su pecho en las trincheras,
para donar su sangre a tus heridos,
para cantar tu nombre en el combate,
Fidel...
el nombre que hoy asoma
a la sonrisa alegre de los niños,
cuando escuchan tu voz que les ofrece
la libertad que nace
de la mirada abierta,
de la cultura,
de la palabra amor,
del abrazo de todos los hermanos,
de tu paso en la tierra, Fidel Castro.

...A cada amanecida;
cuando el sudor cubano descansado
abraza el campesino su herramienta;
en el momento mismo
en el que en Panamá, o en Venezuela,
o donde el Marañón muerde la selva
salpicada de caucho,
la tierra americana
se agrieta al contemplar contra su cielo
la bandera de estrellas y barrotes,
oculto en cada pecho,
clavado en cada esfuerzo,
vertiendo su frescor en cada labio,
apretando de cólera los puños,
tu nombre se hace grito, Fidel Castro!

Tambié este pedazo
de la tierra prohibida, que despierta
de su embriaguez de fútbol mariano,
contempla los perfiles
de tu Sierra Maestra, y analiza
la altura y el tamaño
del Canigó, de Urbión. del Guadarrama...
el vaso desbordado
de su propio sudor sin perspectivas,
y aprende la lección de los hermanos
que han renunciado al látigo y al sueño
allí donde la tierra y donde el viento
se llaman Fidel Castro.

                                                                  




+

Més articles


Sobre l'autor

Miquel Àngel Sòria

Miquel Àngel Sòria és professor i va ser alcalde de Martorelles. Veure el perfil


edita

Comunistes de Catalunya

Comunistes de Catalunya


Les coses són senceres allò que aparenten, i darrera d'elles... no hi ha res.

Jean-Paul Sartre